Hay un ‘combo’ en cada esquina bogotana

Hay un ‘combo’ en cada esquina bogotana

Está en su semáforo más cercano, en las esquinas, en los almacenes populares y en los elegantes, en los restaurantes caros y en los baratos, en las tiendas y en los hipermercados. Luego, existe.

05 de marzo 2006 , 12:00 a.m.

Recibe el nombre de combo, palabra que ya aparece en el diccionario de la Real Academia de la Lengua y uno de sus significados es “lote de varias cosas que vienen juntas o que se venden por el precio de una”.

El combo no es una promoción, porque no se trata de que “lleve cuatro por el precio de tres. Sino que uno junta mínimo dos artículos y los ofrece a un precio razonable”, dice Mireya Perlaza, vendedora de un almacén de ropa en Chapinero.

“Por ejemplo: le ofrezco esta falda con blusa. Si lleva sola la falda le vale 50.000 pesos, pero el conjunto es a 70.000 pesos. Además, combina y las prendas son de una calidad muy similar. Ese es uno de los combos del almacén. Pero hay muchos más”, sigue la mujer.

Y es que desde que llegaron a Colombia, con las multinacionales de la comida rápida, se convirtieron en parte de la vida cotidiana.

Todo empezó por el estómago “No hay duda de que impulsan mucho el comercio, especialmente el que tiene que ver con la alimentación, pues la imaginación en esta área da para todo”, dice Guillermo Botero, de Fenalco, un experto en el tema.

Por eso, restaurante de comida rápida que se respete tiene combos y con estrategias variadas. Antes, por lo general, era para una familia: un pollo, porción de papa salada (o francesa) y litro de gaseosa.

Estos todavía existen y se venden, pero que haya parejas o mucha gente que viva sola obligó a pensar en combos dúo e individuales.

Igual sucede en los restaurantes populares de comida rápida. Pizza, empanada o sánduche con gaseosa a 1.500 pesos y hasta un poco menos en los alrededores de los colegios, donde el combo es el rey.

Lo ratifica Sixta Durán, de 72 años, que se la pasa por los colegios de la zona de Chapinero esperando clientes a la salida de clases y ofreciéndoles almojábana o pan con mortadela, con gaseosa o avena, por módicos 600 pesos.

“Pero también hay cafés de la ciudad que aprovechan el combo y venden un capuchino con milhoja, como estrategia. Es una fórmula de atraer clientela y hasta de mimarla”, cuenta España.

La venta de computadores es otra de las ramas del comercio que utiliza los combos, generalmente con impresoras. También se ha vuelto común encontrar el televisor más un DVD; o la plancha más tostadora, etc.

Y Muchos hipermercados aprovechan la palabra combo para vender una llanta con un gato o dos llantas con una batería.

Hasta los ambulantes lo utilizan Pero hay un gremio que va armando el combo de acuerdo a lo que percibe en el cliente. Se trata de los vendedores ambulantes. Los de Chapinero y Galerías ofrecen a su proyecto de comprador una caja de pañuelos blancos en combo con una de colores; o las gafas de sol unidas a estuche e igual sucede con el cepillo de dientes, con caja para guardarlo “y llevarlo en la cartera de una manera aseada”.

La música también está incluida. Hay locales con unos muy buenos, pues hacen selecciones interesantes de un mismo género ofreciendo combos de clásica, bailable, tradicional, pop y rock. Ni el reguetón, el ritmo de moda, se salva del ya famosísimo combo.

En cuanto a las cacharrerías o negocios donde se consigue casi de todo, y cuyos dueños son paisas en su mayoría, el combo es un rey absoluto. Pocillo y plato, por ejemplo, así como panera con servilletero y ensaladera; salero con pimentero, y ganchos para la ropa en madera junto con solo plásticos de menor tamaño. “Todo vale a la hora de ‘combear’” , dijo un empleado de la cacharrería La Estrella, lo que además lleva a pensar que hay un nuevo verbo.

El sexo no se queda atrás. Solo hay que mirar las páginas de Internet que ofrecen distintos servicios en combo, que van desde masajes hasta uno de tiempo extra, pasando por distintas formas y posiciones de complacer al cliente.

El señor combo está presente en la mayoría de los segmentos del comercio y es válido en todos los estratos. Es un colombiano más en el país del regateo.

olgmar@eltiempo.com.co.

‘UNA RELACIÓN EN LA QUE TODOS GANAN’ Aunque en Colombia sigue siendo una asignatura pendiente la reglamentación total del combo, “porque las normas de la Superintendencia de Industria y Comercio obligan a informarle al consumidor el precio por unidad de volumen (es decir, cuánto vale un gramo de arroz y un centímetro cúbico de de crema dental), no hay duda de que este impulsa muchísimo las ventas”, afirma Rafael España, de Fenalco.

Como iniciativa, según España, es ideal en toda la cadena comercial. “Va de los proveedores a los dueños de almacenes, a los que les ofrecen combos, y de estos a los compradores. La relación termina siendo de ganancia para todos”.

Porque, según la misma fuente, el combo sí ofrece economía. “Se estimula la compra de un producto y el adicional puede ser uno que no se vende mucho pero que termina siendo una ganancia. El promedio de ahorro es de un 20 por ciento para el cliente”.

Aunque sus críticos aseguran que por esta vía mucha gente termina comprando cosas que no necesita.

Posición que España refuta diciendo que el comprador colombiano es ‘duro’ de tumbar. “Ha ido aprendiendo a saber qué es bueno y qué no, que vale la pena y qué no”.

Una de las modalidades más fuertes del combo es la que se produce quincenal o semanalmente a través de los insertos de los hipermercados, que mandan a imprimir entre 1 y 2 millones para repartir puerta a puerta, o a través de periódicos.

Una modalidad nació en E.U., se ha extendido por el mundo y Colombia no es la excepción.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.