No se deje embestir por la tusa ALGUNOS

No se deje embestir por la tusa ALGUNOS

“Una vez sacudí el planeta buscando algo para salir de la tusa y evitar explicarle al mundo el motivo de mi palidez y mi casi locura pero no encontré nada. Por esa razón y porque una amiga llevaba meses entusada y me cogió como su paño de lágrimas fue que decidí poner en tinta una pócima mágica que todos conocemos por instinto pero que olvidamos justo cuando la necesitamos”.

04 de marzo 2006 , 12:00 a.m.

Así justifica la actriz Patricia Castañeda, en el prólogo de su libro Manual para salir de la tusa, por qué se dio a la tarea de recopilar su experiencia y la de sus amigos cercanos para definir las clases de tusa (o despecho). Y, además, escribió un manual con 54 pasos, reales y divertidos, para salir airosos de una ruptura amorosa.

Para empezar –recomienda Castañeda– se debe llorar hasta que no haya más lágrimas, perseguir al ex a ver con quién anda, oír música que lo recuerde, leer sus correos y cartas, ver las fotos, torturarse un poco y emborracharse hasta la inconciencia.

El despecho es un duelo no resuelto, dice la psicóloga de pareja Lucía Nader. “El primer síntoma es toda la amargura, el dolor, la rabia y la tristeza cuando se va alguien que uno no quiere perder. Todavía (él o ella) vive en mi conciencia, pero yo estoy muerto en la conciencia del otro”, explica.

Gracias a su experiencia, Castañeda asegura que la cosa empieza a mejorar cuando se quieren quemar las cartas, los correos y las fotos, o ponerse más guapa o guapo, cambiar de trabajo, sacarse el clavo, y por último volverse a enamorar. Este es, palabras más palabras menos, el camino que se recorre durante una buena tusa.

Nader define las etapas de la tusa como los cambios que se van dando a medida que se transforman los sentimientos. En la primera etapa del despecho los sentimientos osc-ilan entre depresión y la rabia, con una incapacidad enorme de gozar. Luego de la tristeza viene el momento en que nos inventamos películas sobre lo maravillosa que deber ser la vida de la otra persona.

Después viene el tiempo para matar la esperanza y empieza el desenamoramiento. El cerebro le da la orden al corazón y empezamos a recordar a la otra persona sin dolor. “Es cuando ya no deseamos que lo mate un tren”, asegura Nader. Por último, la persona está lista para volver a enamorarse.

“Este sentimiento de rabia e inconformidad con la vida debe durar máximo un año. Si no es así esta relación se vuelve una obsesión y se debe pedir una ayuda. Porque un duelo no resuelto causa dolor y afecta a todos en la familia”, aconseja la psícologa Nader.

Según el manual, otras cosas que no se deben olvidar para salir del despecho son: tener un top 10 de canciones (Darió Gómez, Alci Acosta, Alejandra Guzmán y Ana Gabriel), gozar de un amigo que lo acompañe a hacer las bobadas propias de la situación, tener un mensaje en el celular que lo tranque cuando vaya a llamar al ex o la ex. Por ejemplo: “No llame, no sea idiota”.

También, tener un listado de disculpas por si la cita a ciegas que le hizo una amiga es un fiasco total. Por ejemplo: “Dejé sola a mi perra y se me va a comer los zapatos”.

“El logro está en, sin importar de dónde venga su tusa, vivirla de una manera sagaz y no sentir ningún tipo de vergüenza por tener el corazón roto”, concluye Castañeda.

ALGUNOS DESPECHOS FAMOSOS La actriz Jennifer Aniston (Friends) vivió un doloroso duelo cuando acabó su matrimonio, de 4 años, con Brad Pitt. La tusa le duró más de un año, tiempo en el que siempre se le vio sola. “Hay un elemento de sensibilidad que le falta a Pitt”, afirmó Aniston a la revista Vanity Fair, al comentar sobre unas fotos en las que su ex marido aparece en actitud cariñosa con la también actriz Angelina Jolie.

Nicole Kidman sufrió terriblemente cuando terminó su matrimonio de 10 años con Tom Cruise. Ella dijo un tiempo después que la salvó protagonizar la película sobre Virginia Wolf. “Me he sentidomuy al descubierto. Es muy extraño estar sin Tom. Pero sé que en algún tiempo miraré hacia atrás y me preguntaré cómo pude superar esta etapa de mi vida”, dijo en una entrevista.

Mariah Carey tuvo una terrible depresión al terminar con el cantante Luis Miguel. En julio del 2001 fue internada en un hospital de Nueva York por un agotamiento extremo. Según dijo, sufría de insomnio: “No duermo más de tres horas por noche. Me cuesta tanto relajarme”.

Esta tusa la sacó varios años de su carrera artística. El 2006 empezó con grandes éxitos y premios.

Satiago Moure “Estoy enamorado de mí mismo; pero mí mismo me desprecia. Estoy en una tusa permanente”.

Andrea Guzmán “La tusa más tenaz que tuve me duró cinco años, cuando tenía 16. Yo era muy obsesiva y enamoradiza. Cuando me daban tusas ‘menores’ no podían faltar la música y el cuarto con seguro”.

TIPOS DE TUSA Tusa bulliciosa. Es de dominio público. El entusado quiere que todo el mundo sepa su dolor.

Tusa costumbrista. Es la que da después de convivir muchos años con una persona. Es tan terrible seguir como terminar.

Tusa dama. Llega sin avisar y acaba con todo. Viene acompañada de un “no eres tú, soy yo” que significa “hay otra”.

Tusa relámpago. Ocurre de la noche a la mañana: se conoce a alguien y al otro día uno de los dos desaparece.

Tusa platónica. La sufre la que tiene el título de mejor amiga. No clasifica dentro del grupo romance. La tusa es por lo que pudo ser y no ha sido.

Tusa muda. El que la sufre la niega. No pregunta por él, no llora, y dice que todo está perfecto.

Tusa regenerativa. Cuando uno cree que está al otro lado y de pronto aparece él con una mujer divina.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.