ABRAHAM Y SARA RIERON

ABRAHAM Y SARA RIERON

Daniel Samper Pizano manifestó su simpatía por Daniel el profeta por ser el único personaje de la Biblia que ríe . Tal vez por ser tan extensa la Biblia, Ta Biblía, Los Libros por antonomasia en la lengua de Sófocles, el Daniel colombiano olvidó que hay otros personajes que rieron. En efecto, rieron nada menos que los progenitores del pueblo semita, Abraham y Sara (por tanto, todos los judíos debieran reír sanamente; y, por lo menos, a medias los ismaelitas o agarenos, puesto que Abraham fue el padre de Ismael, hijo de Agar, raíz de la raza árabe. Puede que algún día cese esa pugna absurda entre judíos y árabes por respeto a su padre Abraham).

19 de noviembre 1991 , 12:00 a. m.

Tengo en las manos un ejemplar muy bien impreso de la Biblia, impresión hecha en Corea del Sur, traducción directa de los textos originales: hebreo, arameo y griego. Tiene un comentario del secretario general del Celam, nuestro compatriota papábile Alfonso López Trujillo.

El capítulo 17 del Génesis narra: Dios le dijo a Abraham: Tu esposa Sarai ya no se va a llamar así. De ahora en adelante se llamará Sara. La voy a bendecir, y te daré un hijo por medio de ella. Sí, voy a bendecirla. Ella será la madre de muchas naciones, y sus descendientes serán reyes de pueblos.

Abraham se inclinó hasta tocar el suelo con la frente, y se rió, mientras pensaba: Acaso un hombre de cien años puede ser padre? Y acaso Sara va a tener un hijo a los noventa años? .

Y el capítulo 18 del mismo libro del Pentateuco dice: Al terminar de comer, los visitantes le preguntaron a Abraham: Dónde está tu esposa Sara? Allí en la tienda de campaña respondió él.

Entonces uno de ellos dijo: El año próximo volveré a visitarte, y para entonces tu esposa Sara tendrá un hijo.

Mientras tanto, Sara estaba escuchando toda la conversación a espaldas de Abraham, a la entrada de la tienda. Abraham y Sara ya eran muy ancianos. Y Sara había dejado de tener sus períodos de menstruación. Por eso Sara no pudo aguantar la risa, y pensó: Cómo voy a tener este gusto, ahora que mi esposo y yo estamos tan viejos? .

Hasta aquí la transcripción.

Como ya sabemos, Dios cumplió su palabra, y Sara resultó encinta. Dio a luz a Isaac, que, entre otras cosas, es muy similar a una palabra que significa reírse, de la cual parece derivarse.

De modo, pues, que la risa, la risa sana, no la vulgar, no la obscena, viene de Dios y es legítima.

José María Vargas Vila condenó la risa, como producto de su neurosis atrabiliaria. Pero la risa es una sicoterapia, constituye un eficaz tratamiento sicosomático.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.