Se recuperarán archivos de la guerra en Guatemala

Se recuperarán archivos de la guerra en Guatemala

Olvidados por décadas en una oscura bodega, millones documentos policiales podrán ayudar a esclarecer las violaciones a los derechos humanos durante la guerra interna en Guatemala, eso si antes no acaban con ellos la humedad, las ratas o algún saboteador.

02 de marzo 2006 , 12:00 a.m.

Para evitar la destrucción, la Procuraduría de Derechos Humanos (PDH) escaneará millones de páginas para hacer un archivo digital que sirva a los investigadores de derechos humanos.

“Cada documento tendrá una imagen digital y un archivo de texto con el que podremos alimentar una base de datos”, señaló Carla Villagrán, directora de la Unidad de Estudio y Análisis de la PDH.

Cuando concluya la primera fase del proyecto, los millones de folios que ahora carcomen el moho y el estiércol de murciélago, habrán servido para crear una gigantesca base de datos disponible a través de la internet.

Desde que descubrieron los archivos por accidente en julio de 2005, empleados de la procuraduría de derechos humanos y organizaciones humanitarias locales trabajan en limpiar y ordenar los documentos personales del director de la policía entre 1980 y 1985.

Eligieron ese período pues son los años en que la represión contra la población civil se sintió con mayor violencia en Guatemala y cuando la policía tuvo un papel más activo en colaborar con el Ejército para combatir a la guerrilla izquierdista que luchaba contra el Estado.

Una de las características que hacen este archivo tan valioso para los activistas de derechos humanos es que, al tratarse de documentos oficiales, se pueden fácilmente convertir en pruebas para eventuales juicios contra los responsables de asesinatos, torturas y desapariciones durante la guerra.

“Son una prueba contundente con carácter oficial; además como están intactos lo dicen todo, no como los documentos desclasificados por Estado Unidos que traen tachonados los nombres de los autores de muchas de las acciones”, explicó la directora del instituto Seguridad en Democracia, Iduvina Hernández.

A la fecha, más de un millón de folios han sido desempolvados, alisados y desprovistos de grapas y sujetadores de metal para protegerles del óxido.

Actualmente 57 técnicos se ocupan de su conservación, aunque se espera que a finales de marzo sean 40 más.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.