Las masacres de las Farc

Las masacres de las Farc

No me alegra comprobar que el gobierno del candidato-presidente no va –como dice– ganando la guerra contra “el terrorismo”. No me alegra tampoco saber que, a medida que él y las Fuerzas Armadas de Colombia insisten en desconocer la existencia de un “conflicto”, una de las partes del mismo –la guerrilla de las Farc– sigue asesinando para ofrecerle respuestas militares y políticas al Gobierno.

02 de marzo 2006 , 12:00 a.m.

De tanto calificar las acciones terroristas de las Farc, consistentes en matar o secuestrar a civiles inocentes, uno se va quedando sin adjetivos.

Sin adjetivos pero con la certidumbre de que cada vez que el Gobierno repita que en Colombia no hay una guerra sino acciones criminales de un grupo terrorista, las Farc van a responder que sí están en una guerra y que esta no la van ganando el Estado y sus Fuerzas Armadas, como repite el Presidente, sino que la va perdiendo la población civil.

Para probar que no se está ganando la guerra que dice estar ganando el Jefe del Estado, las guerrillas masacran y pretenden demostrar que acciones criminales como las de Rivera (Huila) son respuestas políticas al envalentonamiento de sus enemigos. Mejor dicho, que son acciones militares con efectos políticos.

¿Cuáles son los “efectos políticos” que las Farc buscan para desmentir al candidato-presidente? Los efectos políticos más miserables: hacernos creer que la “seguridad democrática” del Gobierno no alcanza para proteger a unos concejales, ni sirve para defender la vida de los civiles que se montan en un bus para huir de las amenazas que el grupo armado impone en las zonas que domina.

Para demostrar que el Presidente de la República es demasiado optimista, fanfarronamente optimista, cuando afirma estar ganando la guerra contra los bandidos y los terroristas, la guerrilla se empecina en demostrar que es capaz de masacrar y de retirarse a sus “cuarteles de invierno” con sus efectivos intactos. Una nueva acción terrorista la sacará de sus refugios selváticos. Querrán demostrar otra vez que siguen vivos y que son capaces de hacer daño, no tanto al Gobierno como a la población civil que el Gobierno debería proteger. En la lógica infame de la subversión, los civiles son convertidos en agentes potenciales de las fuerzas armadas del Estado.

Ya sabemos que a las Farc no les interesan los efectos políticos que la justificarían como organización “revolucionaria” y motor de cambios radicales en la sociedad colombiana. Si les interesaran los efectos políticos, habrían empezado a pensar hace tiempo en el Derecho Internacional Humanitario y, de paso, en el futuro que les espera a sus cabecillas en la Corte Penal Internacional.

Para sostener su pulso con el gobierno de Uribe, las Farc hacen lo que se hace en toda guerra y que de alguna manera es una atrocidad explicable en todas las guerras: producir el mayor número de bajas y daños entre los “enemigos”. Nada distinto a lo que hacen por deber constitucional las Fuerzas Armadas.

Puesto que el Presidente de la República viene sosteniendo desde hace cuatro años que en Colombia no hay guerra ni conflicto; puesto que sostiene, además, que va sacándoles ventaja a los terroristas y que necesita otros cuatro años para derrotarlos y entregarnos el país en paz que nos prometió en su primera campaña, entonces la guerrilla se emberraca, cae otra vez sobre colombianos inocentes y los masacra porque esta es la manera de probarse a sí misma que está haciendo política. Para las mayorías colombianas, sin embargo, las Farc no están haciendo política sino cometiendo crímenes atroces contra la población civil.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.