RECORDANDO A TENNESSE WILLIAMS PERSONAJES DE CRISTAL ATRAPADOS EN LA SOLEDAD

RECORDANDO A TENNESSE WILLIAMS PERSONAJES DE CRISTAL ATRAPADOS EN LA SOLEDAD

Todo ocurre en una callejuela de Saint Louis (EE.UU). En la oscuridad, Tom Wingfield --Jairo Camargo--, comienza a contar la insoportable pesadez de una época y la angustia de tres personajes refugiados en la jaula de la soledad. Es el argumento de Zoológico de Cristal, pieza dramática del dramaturgo norteamericano Tennesse Wiliams, y primera obra para teatro que dirige Diego León Hoyos del TPB (Teatro Popular de Bogotá).

29 de octubre 1990 , 12:00 a. m.

Escrita en los años treinta durante la recesión económica de los Estados Unidos, la obra relata la historia de una familia de clase media venida a menos. El sueño americano había entrado en crisis: el hambre y el desempleo se apoderan de las gentes del país del norte.

Este hecho afecta al individuo, y es ahí donde la pluma de Williams logra retratar dramáticamente la vida de sus personajes. Tom trabaja en una fábrica de zapatos y se encierra en el baño a escribir versos en el baño. Su hermana Laura (Patricia Maldonado) sufre una cojera que la atormenta, y vive en un pequeño mundo, coleccionando animalitos de cristal y oyendo discos viejos que le dejó su padre.

Amanda Wingfield, la madre, es una mujer imperativa (interpretada magistralmente por Delfina Guido) que quiere manejar el mundo de sus hijos: contruirles, señalarles el camino y termina desesperándolos.

La atmósfera es sombría, pero el humor negro que rodea la obra enriquece la puesta en escena. La escenografía está compuesta por un solo cuadro que refleja fielmente la época. El reparto actoral es parejo y Hoyos logra manejar con sobriedad el drama de Williams.

El estaudinense presiente el advenimiento monstruoso de la modernidad y en boca de sus personajes exclama: El tiempo es la distancia más pequeña entre dos lugares. Y hoy vivimos en un mundo relámpago... El eje angustioso de la obra es Tom. En las noches busca un poco de libertad sumergiéndose en la bebida, y vive deseando la muerte para salir de la rutina.

Al final, la obra muestra que la soledad puede ser el cristal roto de la realidad...

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.