Secciones
Síguenos en:
MANDAMIENTO INMORTAL

MANDAMIENTO INMORTAL

Danilo Dueñas no se anda por las ramas, y la cuartilla de teoría que acompaña su concepto de adulterado justifica con creces la gran cantidad de trabajos que ha reunido en esta ocasión. Es, por supuesto, peligroso tratar de explicar con palabras lo que debe hacerse con imágenes, pero sucede que Dueñas más que pinturas, lo que entrega es alteraciones culturales, objetos vívidos y alertas, que se comportan como anti ready-mades, por su innegable actitud de autoconciencia sobre el contenido y su mensaje. Al contrario de lo que se cree popularmente, el ready-made es descendiente directo de la pintura y no de la escultura modernista (y así lo demuestra su uso por pintores, desde Duchamp, su inventor, hasta Rauschenberg y Kiefer), y Dueñas ha querido poner en claro que la elección de lo ya listo no significa necesariamente antipintura (o antiabstracción) sino, más bien, la ratificación del mínimo acto artístico, aquel que manda escoger, pues si la palabra arte significa hacer, y hacer e

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
17 de noviembre 1991 , 12:00 a. m.

Pero esta lógica es apenas el primer paso para conectarse con una exposición sofisticada, erudita y muy avanzada en términos teóricos. Una etapa inicial, que Dueñas plantea sin miedo, es el reconocimiento de una filosofía base en todas las obras, la cual cohesiona varias series de pinturas. Esta estética tiene que ver con la decidida concientización del contenido de cada trabajo, pues la formalización (la hechura) no es ni complicada materialmente ni compleja técnicamente. La regla parece ser la de re-constituir en vez de ensamblar. Por lo tanto en un adulterado como El domingo de Kelly, las flores metálicas de demolición son colocadas en un orden estratégico sobre una superficie (madera vieja pintada de rojo y negro), y no en un desorden visual que crea una superficie, como es el caso del collage cubista o el ensamblaje pop. Así, Dueñas adultera la teoría modernista del constructivismo y la historia visual del pintor Ellsworth Kelly, cuya pintura ha sido asaltada en su fe y en su abstracción.

En segundo lugar, la exhibición es polifacética, a pesar de que a primera vista parezca tener un solo estilo. Entonces es fácil distinguir, por lo menos, seis tipos distintos de trabajos: 1. Relieves (de madera, generalmente) con una breve intervención de pintura (Parqueando de noche); 2. Construcciones con intervención de luces artificiales, como los tubos de flúor en la magnífica Edad de oro, que toma su título de la reproducción vieja de una pintura de Ingres; 3. Superficies encontradas (parte de una arruinada escalera, tablex) invadidas por una fotografía (Presidente de la compañía); 4. Superficies halladas, pero pintadas a la manera del expresionismo abstracto (La oveja irlandesa); 5. Pinturas sobre tela pero con muy poca pintura, en el estilo del color-field (La danza de la vida), y 6. Todo lo demás, que puede ser desde un pedazo de piso de madera levemente pintado, hasta el asiento de espuma, semidestruido, de una silla, con una mínima contribución textual.

Entonces, qué adultera (y pretende) Dueñas, citando tan velozmente no solo estilos pasados, sino también materiales, técnicas y culturas? Porque la combinación de tantas citas podría volver herméticas todas sus obras, ya que habría que investigarlas, como cualquier marido celoso hace con su mujer. Por fortuna, Dueñas permite que los títulos se conviertan en las claves del detective, haciendo ver que Bomba para Koons contiene una figura en forma de globo, pero que imita la silueta del famoso conejo del artista gringo; o que Mi cama es suave en realidad no lo es, porque sobre la superficie de madera hay dos flores metálicas; o que las rayas blancas y negras, desiguales, del deformado y curvado trozo de madera sí recuerdan a una mujer delgada vestida por Chanel.

Por lo tanto, la mejor manera de entender la adulteración que se propone Dueñas es ver que su crítica ready-made a toda la abstracción vuelve accesible lo que a primera vista es hermético, o sea que hay que preguntarle al título la teoría que encierra cada trabajo. Podrán encontrarse respuestas provocadas por un supermercado (Lechuga), por un libro de historia del arte (Valhalla) o por los primeros dibujos animados (Adulterado or the making of Minnie Mouse, tal vez el mejor cuadro de la muestra). En el fondo lo que Dueñas quiere decir es que la abstracción no es tan abstracta, después de todo. O después de Walt Disney.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.