PLANTAS QUE VIVEN DE LA PIEDRA

PLANTAS QUE VIVEN DE LA PIEDRA

Piedras vivas que adornan las paredes. Cráteres naturales por donde corre el agua impulsada a través de una pequeña motobomba: humedad que llega a las raíces de las plantas sembradas dentro del mineral. No es un fenómeno de la naturaleza. Salió del ingenio de dos colombianos que decidieron instalar una microempresa en su casa.

16 de noviembre 1991 , 12:00 a. m.

Ocurrió hace ocho años y empezaron con la fabricación de pequeños jardines en las materas. Ahora se ven en la mayoría de las floristerías.

Hoy, son una empresa familiar conformada por 16 personas, que nació del esfuerzo de dos hermanos que salieron a conquistar el comercio de la ciudad.

Y lo lograron. El éxito de su trabajo se hizo realidad con una exposición de flores y plantas, en Unicentro. Las personas quedaron impresionadas con el trabajo de los pequeños empresarios.

Algunos visitantes ya conocían los frutos de Arte Natural. Edinael y Arnoldo Carreño Alvarez tienen una tradición de varios años en la construcción de cascadas artificiales en los interiores de las casas.

En todos sus diseños están presentes diferentes tipos de plantas ornamentales, que se ajustan a los ambientes de cada hogar. También utilizan algunos trucos de física para crear movimiento de agua circular, y así evitan un gran consumo del líquido. Cuadros naturales Pero la idea surgió de la necesidad de llevar cosas nuevas al comercio. La situación económica de la familia no era buena y tuvieron que pensar en un nuevo producto que impactara.

Es que el diseño de los jardines fue producto de Arte Natural, hace más de nueve años. Pero, como se inundó la ciudad de réplicas, dejaron de ser la novedad para las amas de casa , dijo Edinael Carreño Alvarez.

Así nacieron los cuadros de piedra con plantas sembradas en su interior. Es innovador y difícil de copiar por las demás personas que se dedican al arte de los diseños de interiores de las casas.

El sistema se le ocurrió a Arnoldo Carreño, mientras trabajaba con su hermano en la construcción de una cascada en el norte de la ciudad. Fue un pedido especial y se demoraron más de una semana en su construcción.

Vieron la oportunidad de inventarse un cuadro natural, con plantas como las lágrimas de bebé , los helechos chinos y otro tipo de flora ornamental, que todas las personas desean tener en la sala o el comedor.

Por lo general, son plantas que requieren de humedad en sus raíces. Pero que al permanecer en una matera, en un lugar donde no se puede regar constantemente, tienden a morirse rápidamente.

Tenían que producir un sistema para evitar el marchitamiento de las plantas, un diseño agradable a los ojos de cualquier persona y de fácil manejo en todos los hogares.

Lo más adecuado era la piedra. Probaron varios sistemas y se dieron cuenta de que mantiene la humedad, evita la oxidación y nutre de elementos minerales a las plantas. Así, la vida de las especies florales está garantizada.

Dentro del mineral se instaló un sistema de almacenamiento de tierra, que se puede cambiar si se desea. Va recubierta por una malla de metal, que también sirve para que el agua circule.

Son pequeños cuadros de piedra colgados en la pared. Es como tener un jardín portátil, que se puede llevar debajo del brazo y que preserva la vida de las plantas sembradas en su interior.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.