TRAPICHES COMUNITARIOS: EL NUEVO CUADRO PANELERO

TRAPICHES COMUNITARIOS: EL NUEVO CUADRO PANELERO

Hace dos años, los campesinos de Risaralda sacaban en promedio, 25 cargas de panela por hectárea de caña. Hoy producen 100 cargas, es decir, cuatro veces más que en 1989. Las razones de este incremento en los rendimientos de producción tienen su origen en el establecimiento de hornillas o trapiches comunitarios, los cuales se caracterizan por:

16 de noviembre 1991 , 12:00 a. m.

Actitud empresarial de los agricultores, investigación de nuevas variedades, menores costos de producción y modernización del establecimiento panelero.

Lo mejor de todo es que el aumento de la productividad se logró sin que los cultivadores de caña hayan tenido que realizar grandes inversiones para el montaje de trapiches y hornillas en sus respectivas fincas.

Después de un estudio realizado por el comité risaraldense de la Federación Nacional de Productores de Panela (Fedepanela), el gremio diseñó un programa de construcción de hornillas comunitarias, las cuales se alquilan a los campesinos para que muelan la caña producida en sus fincas y elaboren la panela.

Este sistema funciona a través de turnos, de acuerdo con la disponibilidad de caña que tenga cada agricultor.

En la actualidad existen seis hornillas comunitarias, ubicadas en los municipios de Pueblo Rico, Mistrató y Quinchía.

El programa ha sido implementado en zonas de economía campesina, debido a las condiciones artesanales en que los pequeños agricultores producen la panela, lo cual conlleva a una baja productividad.

Con las hornillas comunitarias se ha logrado mejorar los ingresos de los pequeños productores de caña y se ha creado conciencia sobre la necesidad de darle el carácter empresarial a esta actividad agroindustrial.

Los estudios preliminares realizados por Fedepanela, con la asesoría de la Secretaría de Agricultura y el Servicio Nacional de Aprendizaje (Sena), permitieron establecer cuáles eran los puntos que había que solucionar, comenzando por la baja producción que en su mayoría sólo alcanzaba a 25 cargas por hectárea.

Se aplicó la tecnología desarrollada por el Centro de Investigaciones para el Mejoramiento de la Industria Panelera (Cimpa), con nuevas semillas y sistema de siembras escalonadas para no saturar el mercado. La producción aumentó a 100 cargas por hectárea.

Para establecer un equilibrio en la producción, se constituyeron nuevas hornillas que trabajan con el bagazo que produce el trapiche, poniendo fin a la utilización de leña y llantas que afectaban el ecosistema.

Las hornillas comunitarias fueron construidas con la tecnología del Cimpa. Por ejemplo: el manejo del jugo se hace por gravedad con el fin de disminuir la mano de obra y el cansancio de los operarios. Este mecanismo consiste en montar el trapiche en una parte alta, con el fin de que el jugo salga por una tubería hacia los diferentes fondos o pailas, de tal forma que no haya necesidad de movilizarlo por baldados.

El programa se inició a finales de 1.989 y hasta la fecha se han invertido 10 millones de pesos, el costo de cada hornilla es de un millón y medio de pesos.

También se han reparado los trapiches y establecido los programas de mantenimiento con ayuda del Sena.

Como los campesinos en su mayoría son minifundístas con un cuarto o máximo cuatro hectáreas de tierra, se forman grupos de ochos o diez propietarios por hornilla, y se reparten la utilización de toda la infraestructura, de acuerdo a la producción planificada para todo el año.

Leonardo Ospina Gerente de Fedepanela en Risaralda, dijo que dado el éxito del programa, se tiene previsto para 1.992 en coordinación con el Fondo de Desarrollo Rural Integrado (DRI), establecer seis grupos cooperativos en Quinchía, tres en Pueblo Rico y tres en Mistrató.

Simultáneamente se constituyó un fondo rotatorio, para que el campesino pague con cuotas muy bajas parte de la inversión en equipos.

Para garantizar la comercialización de la panela, se creó una cooperativa en Quinchía. Este programa ya se inició en Caldas y Quindío y se incrementará notoriamente el próximo año , dijo el funcionario.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.