LA MOJANA ESPERA SU CUARTO DE HORA

LA MOJANA ESPERA SU CUARTO DE HORA

Pese a los numerosos estudios, diagnósticos y evaluaciones sobre la región de La Mojana, estos siguen siendo errados y de espaldas a la realidad. La perspectiva agroindustrial de la zona depende de la implementación de una infraestructura que ha negado el Gobierno y ahora que se va desarrollar no es la indicada. Esta infraestructura tiene como uno de sus soportes la carretera marginal de la Mojana, pero su construcción además de ser excesivamente costosa cerraría la comunicación de los ríos Cauca y San Jorge con el sistema de ciénagas y se destruiría el sistema más rico de producción que es el de los Mojadares, amén de causar deterioro ambiental y ecológico.

07 de agosto 1994 , 12:00 a.m.

El transporte por carreteras no es el más barato y se desaprovechan las arterias fluviales por donde se sacan fácilmente los productos a los principales centros de consumo.

Estas son las principales conclusiones del foro agroindustrial de La Mojana, Idema 50 años, que concluyó el 23 de julio pasado en Magangué con la asistencia del viceministro de Agricultura, Santiago Perry Rubio; el gerente general del Idema, Arturo Zea; el gerente general del Instituto Nacional de Adecuación de Tierras (Inat), Carlos de la Espriella; el director del Corpes, Anuar Yaver, y más de un centenar de empresarios del campo, alcaldes de nueve municipios y gerentes de entidades crediticias.

En el documento se señala que en sus estudios, el Gobierno sigue catalogando a La Mojana como la despensa agrícola del país, pero está demostrado que este renglón de la economía no es rentable, menos para el cultivador.

La Mojana debe recuperar su vocación anfibia para aprovechar las numerosas ciénagas para los cultivos de peces de todas las especies icoteas, chiguiros, dantas y otros.

Entre los paquetes tecnológicos propuestos se destacan la ganadería sostenida, que produce leche a 67 pesos el litro y carne a 472,5 pesos el kilogramo. Esta es, además, la más barata del mundo pues no es necesario la vacunación.

Mientras una hectárea de yuca en la zona tiene un rendimiento de ocho a diez toneladas, en los países desarrollados es de cuarenta a cincuenta toneladas. Un fenómeno similar se registra con los cultivos de arroz, pero en esta despensa agrícola se está consumiendo el cereal de Tailandia y de Ecuador.

En el foro los productores rechazaron el paternalismo del Gobierno y las refinanciaciones de algunas entidades, pues eso mantendrá siempre al campesino de rodilla y la mejor alternativa es la autogestión.

Los congresistas llevan más de un siglo mendigando recursos para la zona, pero La Mojana y sus 450.000 hectáreas de tierra fértil sigue siendo un sueño irrealizable.

Contrario a lo que muchos piensan, en La Mojana los pueblos ribereños del Cauca y San Jorge siguen sumidos en el abandono y la desidia oficial.

La visión que se tiene de La Mojana, después del foro, es que las acciones del Gobierno siguen siendo paños de agua tibia, pero no una solución a los graves problemas sociales de la zona.

Sin embargo, con la descentralización las decisiones no se tomarán más en Bogotá, sino en la región y ahora dependerá de los municipios el despegue de este gran proyecto de La Mojana para convertirse en la despensa agrícola nacional.

El cuello de botella lo constituye la infraestructura pobre, ante una falta de inversión estatal dirigida y de centros de acopio y almacenamiento.

El gerente del Idema, Arturo Zea Solano, dijo que el instituto ha venido desarrollando e implementando algunas acciones para mejorar la infraestructura como la construcción de acopios de granos en los caños Panceguita y Mojana, planta de silo en Majagual y Achí, con inversiones que superan los cinco mil millones de pesos.

El fondo Emprender del Idema emprenderá un plan para financiar hasta en un 49 por ciento los proyectos de los pequeños, medianos y grandes empresarios del campo. También implementará convenios de créditos para tiendas comunitarias y lanchas tiendas por los ríos Cauca, San Jorge y Magdalena.

A la espera de tecnificación La Mojana la integran los municipios Caucasia y Nechí (Antioquia), Achí, San Jacinto, Magangué (Bolívar), Guaranda, Majagual, Sucre, San Benito, Caimito, San Marcos (Sucre) y Ayapel (Córdoba), con una extensión de 450.000 hectáreas de tierras aptas para la agricultura y la ganadería.

El valle fértil conformado por los ríos Cauca y San Jorge y numerosas ciénagas y caños de la región se extiende desde Caucasia hasta Magangué. Tiene niveles de precipitación de 300 a 400 metros y por falta de adecuación de tierras los cultivos se siembran teniendo en cuenta las estaciones de verano e invierno. Los principales cultivos son arroz de diferentes variedades, sorgo y maíz, pero los beneficios son para la agroindustria y la comercialización.

Otro renglón importante es la ganadería, pero está diezmada por la presencia guerrillera de la Farc y el Eln en la zona.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.