U N G R A N M U S I C O EL GENIO DE BERNSTEIN

U N G R A N M U S I C O EL GENIO DE BERNSTEIN

En un tributo de la BBC al músico desaparecido, se oyeron dos elogios en apariencia excesivos pero que pueden ser ciertos. Edward Seckerson afirmó que el de Bernstein era el caso de acumulación de talento musical más variado y completo de este siglo . Paul Myers, el célebre productor de la CBS, decía que Bernstein había sido simplemente el más grande comunicador del mundo musical en la historia de la TV . Pianista, compositor, director de orquesta, personalidad de la TV y hombre de teatro total. Seckerson no podría encontrar un ejemplo igual. El Placer de la Música, la magistral serie de TV realizada por Bernstein para la CBS se vio en todo el mundo y bastaría a Myers para su afirmación.

29 de octubre 1990 , 12:00 a. m.

La pasión vital, emotiva e intelectual a la vez, fue característica de Bernstein y le da un sello personal tanto a sus programas como a los videos de los últimos años donde Bernstein dirige música. Su testamento es la Novena Sinfonía dirigida en Berlín en la pasada Navidad, para festejar la caída del muro.

El coro final es himno de fraternidad y júbilo, y el músico cambió la palabra alegría por libertad , en licencia poética que Beethoven o Schiller habrían aprobado en la histórica circunstancia. R.T.I. presentará en pocos días este maravilloso documento.

Ya sea en el teatro (Amor sin Barreras) o el cine, o las sinfonías serias, las canciones, comunican en forma directa. Los temas quedan en la memoria y los ritmos son de nuestro tiempo. Sus grabaciones de Haydn o Stravinsky, son personales e intensas.

Fue el primero en grabar el ciclo completo de las sinfonías de Mahler. Pero tuvo la humildad de confesar a la Filarmónica de Viena que ella le había revelado el espíritu clásico para tocar a Beethoven. Hace poco la Deutsche Gramophone lanzó un álbum de 25 compactos que recoge su legado discográfico de los últimos años.

Bernstein vino a Colombia en mayo del 58. Queda en el recuerdo el pianista en el concierto de sol de Ravel en el Colón. Y el director. Trajo entonces su Filarmónica de Nueva York. Time le había dedicado hacía poco su portada y lo había llamado el Niño Milagro .

Vestía orgulloso la capa que le había regalado su maestro Koussevitzky. Había recibido el Oscar por la música de Nido de Ratas (54) y acababa de estrenar en Broadway West Side Story. Quién no silbaba María? No pudimos hacer mejor homenaje a sus músicos que llevarlos a tomar guaro y comer típico debajo de las ceibas de Envigado. Ignacio Isaza, quien nos dio la noche más gloriosa de música sinfónica que oyó Medellín en su viejo y hermoso Junín, con razón dijo: A nadie ha dado Dios tantas cosas como a Bernstein .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.