Secciones
Síguenos en:
Fidel Castro construye un ‘disparate’ muy alto

Fidel Castro construye un ‘disparate’ muy alto

El miércoles pasado, cuando el presidente cubano, Fidel Castro, supervisaba los trabajos emprendidos por un grupo de obreros e ingenieros en frente de la Oficina de Intereses de Estados Unidos (Sina) en La Habana, fue sorprendido por un grupo de curiosos que le preguntaron: ¿“Presidente qué se va a construir aquí?”. Sin pensarlo mucho, Castro respondió jocosamente: “Será un disparate”. (EDICIÓN BOGOTÁ)

El mandatario cubano se refería a la obra que ejecutan un centenar de operarios en la ‘Tribuna Antiimperialista’ que pretende opacar el enorme letrero luminoso encendido a lo ancho del edificio de la Sina, el 16 de enero, fecha en la que en E.U. se conmemora el cumpleaños del defensor de los derechos de los negros, Martin Luther King.

La instalación de la valla luminosa, que mide 30 metros de largo por más de un metro de alto, y en la que se pueden leer frases que instan al respeto de los derechos humanos, ha sido catalogada por Castro como “una provocación y una chapucería inútil”.

Cerca de un centenar de operarios excavaron primero un gran rectángulo para los cimientos de la obra que Castro insiste en mantener en secreto, porque como él mismo lo afirma: “Si lo supiera tampoco lo revelaría porque dejaría de ser sorpresa”.

Acosado por las mismas preguntas, uno de los ingenieros que acompañaba a Castro optó por responder: “Nosotros sabemos lo que hacemos y seguro que resistirá cualquier ciclón”.

Para preservar el secreto Castro ordenó a la Policía cortar el tráfico de un tramo del malecón sobre el que se levanta la edificación que alberga, y a la que él llama “el puesto de mando” de la contrarrevolución de la isla.

Por poco tiempo Pero el secreto no podrá guardarse por mucho tiempo porque, ya sea a la luz del día o de grandes focos, por la noche, tres enormes grúas y varios camiones descargan cemento sin cesar y varios armazones metálicos empiezan a elevarse ante la mirada curiosa de algunos paseantes que se detienen a observar la febril actividad.

Precisamente uno de los que observan, a través de su ventana, la construcción de ese “disparate” es el jefe de la Sina, Michael Parmly, quien en rueda de prensa explicó que tanto él como sus empleados intentan continuar con su trabajo habitual y que básicamente se resume en consultar.

Parmly, que aún no lleva seis meses en el cargo, rechaza las acusaciones del Gobierno. “No era nuestra intención hacer coincidir el encendido con la alocución del Presidente. Nuestra meta es comunicarnos con el pueblo y como vimos que había mucha gente iluminamos la valla”, asegura.

Además, niega las denuncias de Castro respecto a que E.U. quiera “romper los vínculos con la isla” e insiste en seguir con su presencia en La Habana “en cuanto se nos permita”.

Por lo pronto, lo que saben los ingenieros de Castro es que el ‘disparate’ que construyen “será muy alto”

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.