Secciones
Síguenos en:
Día sin carro: 20 por ciento más de vida

Día sin carro: 20 por ciento más de vida

Las propuestas más avanzadas para un mundo desarrollado se basan en principios de equidad, convivencia y enaltecimiento de lo humano.

Para ello se fortalecen estrategias de integración ciudadana y sostenibilidad, buscando el rediseño de las ciudades para que el centro de las mismas sea el individuo. Es un propósito casi universal que busca promover espacios más saludables que permitan mejorar la movilidad, la calidad de vida y la salud de las personas.

La intensa contaminación y degradación ambiental que el tráfico privado produce en los núcleos urbanos y rurales es una realidad incontestable.

Igualmente es noticia cotidiana la crispación que generan la contaminación acústica, lumínica y residual.

Por mandato ciudadano y con una aprobación cercana al 80 por ciento, el primer primer jueves de cada febrero, Bogotá celebra el Día sin Carro. Se trata de un ejercicio democrático para demostrar, ante todo, que las personas son más importantes que los carros, que lo humano prima ante lo utilitario y que el espacio público también es para el disfrute ciudadano.

Existe además un componente de equidad, teniendo en cuenta que en Bogotá hay más de un millón de carros particulares que movilizan, como máximo, a un 18 por ciento de la población.

La mayoría, el 77 por ciento, diariamente debe movilizarse por medio del transporte público, y el resto, a pie o en bicicleta. A lo que hay que añadir, según cifras de la Secretaría de Tránsito de Bogotá, que los vehículos de servicio público sólo utilizan el 25,94 por ciento de la malla vial. Mientras que los carros particulares, y en la mayoría de los casos con solo una persona a bordo, usan el 42,15 por ciento de las vías de la ciudad.

Esta jornada ha sido siempre trascendental, porque ha contribuido a que Bogotá cambie de punto de vista y se le otorgue mayor respeto al ciudadano.

Es esencialmente un día reflexivo, integrador, participativo y con un excelente saldo pedagógico.

Hay suficientes expresiones que demuestran que la actitud del Día sin Carro no es aislada e ilustra perfectamente cómo el comportamiento colectivo puede mejorar sensiblemente la calidad de vida.

El argumento de pérdidas millonarias por parte de algunos comerciantes, o de gasolineras y parquederos, no puede estar por encima de los evidentes efectos sobre el medio ambiente y las conciencias de los ciudadanos.

El casi millón de galones de gasolina que dejan de venderse y contaminar enferman menos niños y adultos que padecen asma u otros problemas respiratorios. Y eso no es un dato menor en una ciudad que hoy por hoy está calificada como la tercera de América Latina con mayor contaminación en el aire.

Hay otras opciones para movilizarse Como en años anteriores, la jornada no puede ser una disculpa para que la gente deje de cumplir con sus actividades. En el Día sin Carro, los bogotanos tienen disponibles 15.200 buses, busetas y microbuses. También cuentan con unos 40 mil taxis y con los 747 buses articulados del sistema TransMilenio, y 42 alimentadores.

La otra alternativa serán los 312 kilómetros de ciclorrutas con que cuenta la ciudad e, igualmente, el apoyo de las fuerzas de seguridad para el desplazamiento en bicicleta por otras vías y zonas de la ciudad.

Teniendo en cuenta que unas 2’200.000 personas se motivarán o se verán obligadas a moverse un poco más por cuenta de caminar, salir en bicicleta o simplemente buscar un bus o taxi, el incremento de su actividad física será de un 20 por ciento, es decir, habrá un gasto adicional de unas 500 kilocalorías diarias por persona.

En total son unas mil cien millones de kilocalorías quemadas adicionalmente este día. Como en este caso se hace ejercicio de baja intensidad, la reserva utilizada es grasa corporal. Un gramo de grasa produce nueve kilocalorías.

En total se emplean 120 millones de gramos de grasa o 120 toneladas de grasa que salen de los cuerpos de los bogotanos y que reemplazan al millón de galones de gasolina que dejan de contaminar.

Las avenidas, plazas, andenes, calles y parques serán ocupadas por personas que harán en promedio un 20 por ciento más de ejercicio físico, lo cual mejora su metabolismo y su salud. Un 20 por ciento más de vida.

far121@hotmail.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.