LOS BARRIOS SITUADOS EN RONDAS DE RÍOS NO SERÁN LEGALIZADOS

LOS BARRIOS SITUADOS EN RONDAS DE RÍOS NO SERÁN LEGALIZADOS

Los barrios que los urbanizadores piratas están construyendo en las rondas de los ríos Bogotá y Juan Amarillo, en jurisdicción de Suba, no pueden ser legalizados, ni ahora ni nunca, advirtió el Departamento Administrativo de Planeación Distrital (DAPD). El director del DPAD, Gustavo Perry Torres, dijo que al occidente de Suba, sobre el río Bogotá, frente a la desembocadura del río Chicú, se están vendiendo seis mil lotes, y que allí se han instalado unas mil familias, que deben perder cualquier esperanza de legalización, porque esas tierras son inundables y por tanto sitios de alto riesgo.

13 de noviembre 1991 , 12:00 a. m.

Otra fuente confirmó ayer que al sur de Patio Bonito, jurisdicción de la alcaldía menor de Kennedy, sobre las orillas del río Bogotá, en areas más bajas que el cauce, se están armando cerca de diez barrios y que hay unas cincuenta viviendas. Los lotes más próximos al río se dan a 200 mil pesos; los más retirados se dan a quinientos mil pesos y más.

La jefe de la unidad de mejoramiento y coordinación de barrios del DAPD, Zoila de Vita, dijo que las gentes pobres tienen que ser advertidas por todos los medios de que antes de comprar lotes deben acercarse al piso 15 del Centro Administrativo Distrital a preguntar si el terreno donde les venden puede ser urbanizado y si por consiguiente hay posiblidad de que se le dote de servicios.

Los urbanizadores piratas, que se han constituído ya en Asociación, evolucionaron en el sentido de que ahora no entregan el terreno escueto sino que tratan de dotarlo de ciertas normas mínimas, como las vías, y que en el caso de Suba montaron un sistema de bombeo de aguas negras, para sortear el incoveniente de que lo que venden está por debajo del río. Pero las aguas negras las arrojan a la corriente, con la consiguiente contaminación.

Los funcionarios del DAPD explicaron que ellos no tienen facultades policivas opara impedir la venta de lotes clandestinos y dijeron que la Empresa de Energía les conecta la luz porque si no lo hace, de todos modos la toman y no la pagan.

Perry informó que se firmaron contratos con Ingeominas y con Gómez Cajiao para estudiar cuándo los riesgos en que se encuentran algunos barrios son insuperables, porque hay casos como los de los cerros orientales, en donde los riesgos pueden corregirse con el control de las quebradas.

En Bogotá viven 500 mil personas en barrios con riesgos, pero no siempre a esos barrios hay que reubicarlos. A algunos basta con hacerles obras.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.