Secciones
Síguenos en:
Veinte años después del Challenger

Veinte años después del Challenger

La explosión del trasbordador espacial norteamericano Challenger, hace veinte años, fue un duro golpe para los vuelos habitados en el espacio.

Ahora relegados a una proporción menor por los artefactos robotizados, cuya utilización en la exploración cósmica vive tiempos fastos.

La Nasa conmemora mañana el desastre de 1986 y sus siete muertos, y nunca como ahora el contraste entre las dos visiones ha sido tan evidente.

Sólo en el año transcurrido, la sonda norteamericana Cassini transmitió imágenes espectaculares del remoto Saturno y su módulo europeo fue a aterrizar en su luna Titán, mientras, buscando los orígenes del sistema solar, un artefacto de la Nasa fue a estrellarse con un cometa y otro volvió intacto a la Tierra trayendo polvo estelar.

En Marte, dos pequeños robots buscan eventuales trazas de agua y de vida, ayudados por un puñado de satélites en órbita sobre ellos. Otros exploradores de metal y silicio están camino a Mercurio, Venus y Plutón, mientras que el laboratorio espacial europeo Rosetta se ha lanzado en el largo camino espacial. AFP

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.