BUENA NOTICIA Y NOTABLE EXPERIMENTO

BUENA NOTICIA Y NOTABLE EXPERIMENTO

Este diario publicó el 9 de octubre pasado una excelente noticia. En el artículo titulado Tejiendo el progreso , por Winston Manrique, se nos informa que los campesinos de la vereda Peñas de Cucunubá resolvieron formar una organización comunal para mejorar su mantenimiento y rescatar sus tierras de la erosión. Se trata de una población pequeña, situada en la cuenca del río Checua, entre los municipios de Ubaté, Nemocón, Cucunubá, Tausa y Sutatausa. Por su nombre y los de las poblaciones y veredas vecinas se echa de ver la tradición chibcha de la zona. Pues bien, las campesinas de Las Peñas decidieorn coordinar los trabajos típicos de las amas de casa de la región, recorrieron ésta y unidas decidieron primeramente aprovehcar la lana de sus ovejas para tejidos, empleando los tintes originales, que son los que se obtienen de las plantas y frutos regionales, a saber remolacha, zanahoria, diente de león, saúco y cocimiento de hojas verdes, pepas de aguacate, flores de mortiño, dalia y s

13 de noviembre 1991 , 12:00 a. m.

También se han dedicado a cultivos ancestrales. En sus huertas se dan suba (chibcha) o quinua (quechua), nabos, chuguas, ibias, habas y otras que sirven para alimento y como colorantes. La obra se les ha convertido en una pequeña empresa comunal que les da rendimiento económico, y para realizarla han obtenido la ayuda de la Corporación Autónoma Regional de las Cuencas de los Ríos Ubaté, Bogotá y Suárez, la cual cuenta con la ayuda de Alemania.

Qué gran ejemplo para los campesinos colombianos, desposeídos en su mayor parte de posibilidades de vivir adecuadamente! También por el retorno a alimentos de alta calidad, como la quinua, que reemplaza la carne en cuanto a proteínas se refiere. Era el principal alimento de los chibchas, porque posee en buena proporción los ácidos aminados esenciales. Supongo que los campesinos en referencia están empleando la planta tradicional, cuyo grano posee una capa jabonosa y por ello hay que lavarlo cuidadosamente. Los chibchas utilizaban el agua residual para el lavado de la escasa ropa con que se vestían. Informo a los campesinos de Peñas de Cucunubá que existe una variedad de suba sin saponina, descubierta en la Universidad de Nariño.

Y ya que me estoy ocupando de la quinua, vale la pena plantearle al Gobierno un interrogante. Qué pasó con el maíz opaco? Por qué se abandonó su cultivo? Tengo a la mano la obra Maíz de alta calidad proteínica, en la cual aparece el estudio llevado a cabo en la Universidad del Valle del Cauca y la Granja Experimental de Palmira. Dicho estudio fue realizado por A. C. Pradilla. D.D. Harpstead, D. Sarria, F.A. Linares y C.A. Francis.

Anotan los autores en 1967, que después de dos años de intenso trabajo de fitomejoramiento, fue posible comenzar la producción de maíz con proteína de calidad mejorada para realizar investigaciones sobre nutrición. Después de las pruebas analíticas de las diferentes cruzas, fue evidente que el modificador opaco-2 estaba presente en los dos híbridos. Después de la tercera cruza reversiva el rendimiento de los híbridos se aproximó mucho al de los materiales originales. En los cultivos comerciales se notó que había granos segregantes de endosperma dura, especialmente en los granos amarillos. Se analizaron varias colecciones de granos de tipo que tenían un endosperma desde 100 por ciento duro (cristalino) hasta 100 por ciento suave (harinoso), en ambos híbridos .

Lo importante es que todos poseían una alta concentración de proteínas de muy buena calidad, es decir con todos los aminoácidos esenciales. Los autores experimentaron primero con animales y después con dos niños desnutridos, en la Unidad Metabólica de la Universidad, de 5 y 6 años de edad respectivamente. A uno le dieron una dieta con 80 por ciento de proteína de la endosperma de maíz opaco-2 y 20 por ciento de proteína de leche. En el otro caso, a la base de 80 por ciento de maíz opaco se agregaron alimentos vegetales de mala calidad proteica. Los dos pacientes lograron una recuperación física normal.

Los autores estudiaron después niños seleccionados como desnutridos desde los puntos de vista antropométrico y bioquímico, con edades entre 28 y 60 meses. El peso y la estatura apenas alcanzaban los datos correspondientes a un niño de 24 meses. Fueron sometidos a las recomendaciones dietéticas del Comité de Alimentación y Nutrición del Consejo Nacional de Ciencia de los Estados Unidos. En materia proteica solo se utilizó el maíz opaco. Los resultados fueron importantes en todos los aspectos, tal como lo muestran las gráficas adjuntas a la obra.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.