Secciones
Síguenos en:
Monserrate, la isla de los Andes

Monserrate, la isla de los Andes

Es viernes por la mañana y rumbo a Monserrate por la calle 26, a través de la espesa capa de humo que cubre el centro de Bogotá, apenas se alcanza a divisar la silueta de la emblemática iglesia que desde el cerro domina la capital. Parece imposible que sobre esta inmensa pantalla gris oscura, que hace presagiar una lluvia inminente, se pueda ver el cielo azul. (EDICIÓN BOGOTÁ)

Por fortuna las predicciones meteorológicas no son acertadas y a eso de las 10 de la mañana, cuando el funicular ha partido desde la estación ubicada al borde de la avenida Circunvalación, se empieza a despejar el panorama.

A los pulmones ya no entra el aire pesado con las emanaciones de carros y busetas. Por las ventanas del funicular, una especie de tren pegado a la montaña que fue inaugurado en 1929, comienza a entrar una brisa fresca, llena del aroma húmedo de los eucaliptos.

Como una postal Durante el viaje, que dura cinco minutos hasta la punta del cerro, se tiene una idea de la magnitud de Monserrate como atractivo turístico cuando los parlantes del funicular saludan a los visitantes y revelan que unas 40.000 personas llegan al santuario del Señor Caído cada domingo.

La máquina se detiene y los cerca de 20 turistas que han escalado en el vagón los 820 metros de rieles, entre ellos un túnel de 252 metros que anuncia el final del ascenso, ponen pie en el camino zigzagueante de piedra que los lleva a recorrer las 14 estaciones del vía crucis que recuerdan la pasión y la muerte de Jesús.

Arriba, a 3.152 metros sobre el nivel del mar, el cielo es de un azul intenso y sobre ese fondo de postal turística resalta la fachada blanca de la iglesia, con sus bordes de color rojo. También se hacen notar, a lado y lado del camino empedrado, las flores anaranjadas, amarillas y moradas que conducen al camino de entrada del restaurante San Isidro.

Frente a la iglesia, un hombre de sudadera negra y camiseta roja hace ejercicios de estiramiento luego de haber subido trotando por el camino que usan los peregrinos que vienen a hacer peticiones y a agradecerle al Señor Caído por favores recibidos.

Allí también está Vicente Martínez, un hombre que desde hace 20 años se gana la vida tomando instantáneas de los visitantes frente a las escaleras de la basílica menor, y que no cree en la sabiduría popular según la cual los novios que llegan a Monserrate nunca se casan. “Esos son agüeros. Aquí lo que vienen son novios”, dice Martínez, que cobra 6.000 pesos por cada foto.

Pero no solo en plan romántico o religioso viene la gente a Monserrate.

También llegan visitantes a los restaurantes Santa Clara y San Isidro, y al callejón de vendedores donde se consiguen desde escapularios a mil pesos y pequeñas guitarras de madera, a cuatro mil, hasta mazorcas y tamales.

Luego, con algo en el estómago, hay que dar gracias por estar aquí arriba, desde donde el centro de la ciudad se ve perdido entre la nube gigante de polución que esconde a los aviones que despegan del aeropuerto. En este lugar, a 3.152 metros sobre el nivel del mar, una isla domina la sabana.

SI USTED VA Las boletas de ida y vuelta para subir por teleférico o funicular al santuario de Monserrate cuestan 11.800 pesos por cada adulto. Los niños de brazos o que no superen los 80 centímetros de estatura entran gratis.

El funicular funciona entre las 7:40 a.m. y las 11:40 a.m., de lunes a sábado; y de 5:30 a.m. a 6 p.m., domingos y festivos.

El teleférico funciona entre las 12 del mediodía y las 12 de la noche, de lunes a sábado; y de 5:30 a.m. a 6 p.m., domingos y festivos.

Estos son los horarios de las misas: lunes a viernes: 1 p.m.; primeros viernes de cada mes: 8 a.m., 10 a.m. y 1 p.m.; sábados: 8 a.m., 10 a.m., 12 m. y 2 p.m.. Rezo del Rosario: domingos (de 6 a.m. a 12 m, cada hora); festivos (8 a.m., 10 a.m., 11 a.m. y 12 m.).

Horarios de los restaurantes: Casa San Isidro (12 m. a 12 p.m., de lunes a sábado). Reservas: 281 9270, 243 8953; Casa Santa Clara (12 m. a 4:30 p.m., de martes a sábado; y 8:30 a.m. a 4 p.m., domingos). Reservas: 281 9309.

Lleve dinero en efectivo y monedas, pues el servicio de baños cuesta 600 pesos.

La oferta gastronómica en Monserrate es bastante amplia y reconocida, no solo en los restaurantes Santa Clara y San Isidro sino en el callejón ubicado detrás del santuario, donde se consigue comida típica. Si le provoca algo más liviano, bajo el arco que se encuentra al frente de la iglesia pruebe el pastel Gloria con jugo de naranja recién exprimido. Delicioso.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.