Secciones
Síguenos en:
Pekín, una mezcla fascinante

Pekín, una mezcla fascinante

Lo primero que sorprende al llegar a Pekín es la mezcla de modernismo con tradición. Por un lado, los chinos de todas las edades manejan sus bicicletas y, al voltear, se ven los autos de lujos más espectaculares. También los grandes rascacielos tienen a sus pies las más impresionantes estructuras antiguas que reflejan la vida pasada de los emperadores. (EDICIÓN BOGOTÁ)

El pueblo adora a Mao Zedong, o al menos esa sensación se lleva el turista.

Su cuerpo embalsamado es visitado a diario por miles de chinos en el centro de Pekín, y a la salida del recinto resulta paradójico ver cómo, en el lugar de descanso del máximo líder comunista, el capitalismo invade las calles: relojes, franelas, sombreros, fotos, medallas, bolsos y demás souvenirs con la cara de Mao Zedong son vendidos en una especie de mercado popular.

Allí el cambio dólar–yuan resulta muy favorable para el turista, por lo cual (si se excluye el costo del pasaje) Pekín resulta ser una ciudad asombrosamente barata. Entre las curiosidades se destacan la picantísima comida, la limpieza de las avenidas y el hecho de que los chinos escupen mucho en la calle.

Esto, además de que las obras (muchas de ellas se realizan con miras a los Juegos Olímpicos del 2008) son inmensas, el tráfico es infernal y los taxis, baratísimos. Cabe resaltar que el metro conecta toda la ciudad.

Entre los sitios obligados de visita están la plaza Tiananmen, la más grande del mundo y centro del poder rojo. En ella están el mausoleo de Mao Zedong, el Congreso y el Museo de Historia China. Esta plaza ha sido siempre escenario de los mayores acontecimientos de la historia del país, desde la creación de la República Popular cuando Mao instauró el comunismo como régimen de gobierno hasta las protestas estudiantiles de los años ochenta que terminaron cuando el ejército aplastó con tanques a los rebeldes.

No se puede perder la Gran Muralla, la Ciudad Prohibida, el Palacio de Verano, el Templo del Cielo, el zoológico con sus pandas gigantes, la calle comercial Wangfujing y la gigantesca estación de trenes (desde donde parten trenes a ciudades tan lejanas como Moscú).

Si quiere participar en Viajeros, envíenos su crónica, de alrededor de 3.000 caracteres, y una foto (de 4 megas de resolución) en la que aparezca usted en alguno de los lugares visitados. Avenida Eldorado N° 59-70, Bogotá, o al mail: viajar@eltiempo.com.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.