Secciones
Síguenos en:
Una nueva forma de ver la vida

Una nueva forma de ver la vida

Todos los días oímos que los niñ os de ahora son diferentes a los de hace algunos años, pues igu al pasa con las personas de edad. (EDICIÓN BOGOTÁ)

Ya no son personas inactivas que se quedan en casa esperando el final de sus días, sino que son hombres y mujeres muy activos, que salen a caminar, practican deportes, conducen su automóvil, disfrutan del teatro, la lectura, cosen, tejen, salen a los restaurantes y, además, vienen disfrutando de los adelantos tecnológicos desde hace varios años, tanto para su placer y entretenimiento como para el mantenimiento de su salud.

Estas mismas personas, precisamente por estar en estas actividades diarias, perciben más tempranamente los cambios que ocurren con su visión y acuden más rápidamente a su oftalmólogo a pedir consejo por posibi lidades de su corrección visual.

Ellos quieren controlar cómo envejecen. Los pacientes que desarrollan cataratas gozan desde hace algunos meses de la tecnología más avanzada existente en lentes intraoculares.

Se trata de los lentes apodizados, la gran novedad radica en que con estos se corrige, además de la visión lejana e intermedia, la visión cercana, lo cual permite suspender las gafas para la gran mayoría de sus actividades, después de la extracción de la cata rata.

Hasta ahora se venían utilizando lentes intraoculares monofocales o multifocales con los cuales el paciente lograba una buena visión de lejos, pero con deficiente vision de cerca.

Adicinalmente, con alguna frecuencia se presentaban halos alrededor de las luces en la noche.

Había opción de dejar viendo bien al paciente operado de catarata, mediante una técnica llamada monovisión, con lo cual un lente corregía 100 por ciento de un ojo.

El otro se dejaba levemente miope y con eso el paciente lograba tener una buena visión de lejos y cerca, pero p erdía visión en tercera dimensión y su calidad de visión en la noche o en ambientes oscuros disminuía.

Con los lentes apodizados el paciente ve bien en todas las distancias y la gran mayoría quedan sin gafas o con anteojos para uso ocasional.

En los estudios practicados para la aprobación de los lentes multifocales por la Food and Drug Administration (FDA) en los Estados Unidos, se comprobó que el 80 por ciento de los pacientes a los que se les implantaron estos lentes quedaron libres del uso de gafas p ara lejos y cerca, y el restante solo las usaba ocasionalmente.

Son personas felice s que vuelven a ver nuevamente, sin necesidad de gafas, a leer sus libros y periódicos, rezar sus novenas, leer los menús en los restaurantes, hacer mercado, enhebrar agujas, manejar un a utomóvil y practicar deportes libres de las molestas prótesis que son las gafas y además rejuvenecen mentalmente, pues quedan con una visión similar a la de una persona en sus 30 años, que nunca ha necesitado del uso de anteojos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.