Secciones
Síguenos en:
Sector agrícola y desarrollo empresarial

Sector agrícola y desarrollo empresarial

En Colombia existen importantes empresas agrícolas con alta calidad en su gestión empresarial en algunos subsectores. Sin embargo, ésta es más la excepción que la regla. En muchos subsectores agrícolas predomina la existencia de pequeños y medianos agricultores dispersos, aunque existen experiencias importantes de asociatividad.

Los demandantes actuales de productos agrícolas en el país y en el exterior se caracterizan por el alto grado de exigencia en cuanto a la calidad, el cumplimiento de normas fitosanitarias, la estandarización del producto, elevado volumen de los pedidos y precios competitivos. Todo esto contrasta con la posibilidad real que tienen los agricultores de obtener la escala suficiente, el paquete tecnológico requerido, el acceso al mercado de las grandes superficies en la economía urbana y de los mercados de exportación, los niveles de capital suficientes y el conocimiento y experiencia administrativa que todo esto demanda.

Un proyecto agrícola productivo que no se convierte en una empresa eficiente y competitiva no tiene probabilidad de desarrollarse en el entorno actual.

Los niveles de exigencia de los mercados se amplían si se tiene en cuenta la perspectiva de la negociación de Colombia de un Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos. En este contexto, muchos agricultores tienen un buen producto, pero no tienen la escala, ni la experiencia para atender los requerimientos de los exigentes mercados actuales.

Dado que Colombia es un país intensivo en recursos naturales y con condiciones de competitividad en un cierto número de productos agropecuarios, es fundamental que las políticas públicas sobre el sector hagan énfasis en la consolidación de condiciones empresariales entre los productores de estos productos.

Un ejemplo muy exitoso a este respecto es el de la Fundación Chile, que ha inducido en un país con alta orientación hacia el mercado, la creación de instrumentos de política apropiados para el desarrollo empresarial del sector agrícola, que junto con el cobre, sigue teniendo una importancia vital en la economía de ese país.

Existen en Chile subsidios del Estado administrados por la Corporación para el Fomento de la Producción (Corfo) y dirigidos a la consolidación de las capacidades empresariales desde la concepción del proyecto agrícola hasta la comercialización interna y externa del producto. No se trata simplemente de una promoción a través de cursos de administración y contabilidad para agricultores, sino de un proceso serio de consolidación de experiencias demostrativas de agricultura asociativa que permite colocar sus productos exitosamente en los mercados internacionales.

En Chile se destinan recursos públicos a la preparación, diagnóstico, promoción de proyectos agrícolas y gestión empresarial profesional, con un acompañamiento a las empresas hasta por cuatro años.

En este contexto, es importante que el gobierno colombiano y los candidatos en campaña estudien con profundidad la experiencia mencionada y contribuyan a consolidar instrumentos que permitan una formación más amplia de empresarios agrícolas, empezando por la revisión de los currículos académicos hoy vigentes

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.