Secciones
Síguenos en:
Legado del maestro Arenas, a punto de quedar en el olvido

Legado del maestro Arenas, a punto de quedar en el olvido

Una década después de la muerte del maestro Rodrigo Arenas Betancourt, uno de los más grandes escultores que ha dado el país, su nombre corre el riesgo de caer en el olvido y buena parte de su obra amenaza ruina.

De los proyectos estatales para rendirle homenaje a su “memoria, vida y obra”, consignados en la Ley 748 del 2002 –expedida siete años después de su muerte–, muy poco se ha concretado. La norma ordenó apropiar 1.800 millones de pesos para construir un centro cultural que integre la enseñanza de las bellas artes en Sabaneta (sur del valle de Aburrá), la creación de una estampilla para el funcionamiento del mismo y la apropiación de 200 millones de pesos para ubicar una obra del escultor en Fredonia, pueblo donde nació en 1909.

Pero a cuatro meses de conmemorarse los once años de la muerte de Arenas –ocurrida el 14 de mayo de 1995–, de los dos y más importantes puntos poco o nada se ha materializado y no hay indicios de que la situación cambie en el corto plazo.

“La plata tiene que ser del presupuesto del Ministerio de Cultura y parece que no ha habido interés”, anota María Elena Quintero, viuda del maestro y directora de la Corporación Rodrigo Arenas Betancourt.

El representante antioqueño Óscar Darío Pérez, integrante de la Comisión de Presupuesto de la Cámara, explicó que el proceso normal es que el Ministerio de Cultura incluya la iniciativa en la discusión del presupuesto, pero la realidad es que hasta el momento no ha sido presentada.

“Le hemos dicho al Ministerio y al Gobierno, pero no hemos encontrado receptividad”, dice Pérez.

Una fuente del Ministerio aduce que no ha sido posible “por razones de austeridad”. Aceptó que tampoco se ha considerado para este año sacar adelante ese proyecto. La única salida sería una adición presupuestal o esperar e incluirlo en el presupuesto del 2007.

El presupuesto del Ministerio en el 2005 fue de 92.561 millones de pesos.

Para el 2006 está tasado en 99.448 millones, pero sólo 5.000 millones se destinan a conservación de patrimonio. Además, para ese fin salen 6.000 millones de sobretasa a la telefonía celular, más los recursos que deben destinar los departamentos.

La Ley 397 de 1997 –o Ley de Cultura– establece que la protección del patrimonio es una misión compartida entre el Estado y los particulares.

“En la medida en que la gente se apropia del tema del patrimonio, lo protege, invierte, le da uso sostenible y contamos con más aliados, porque esto es algo que el Estado solo no puede lograr”, anotó la directora (e) de Patrimonio del Ministerio, Luz Amparo Medina.

En lo que sí ha cumplido esa cartera en el caso Arenas, es en desembolsar 200 millones de pesos para adquirir un ejemplar de la obra del escultor.

La viuda de Arenas informó que el año pasado la Nación compró cinco de menor tamaño para conmemorar el décimo aniversario de la muerte de su esposo, y aunque en un principio hubo resistencia de algunas autoridades locales, las obras ya están en Fredonia.

De la estampilla, que podría recaudar 30.000 millones de pesos, la Asamblea no ha discutido el tema y por ahora no hay ambiente para hacerlo, pues ya existen estampillas Prodesarrollo para educación y agua potable, Proelectrificación rural, Probienestar del anciano y Procultura.

LAS LAVAN CON ESPONJILLAS Si bien no hay un diagnóstico de las 30 obras monumentales del maestro Arenas diseminadas por parques y espacios públicos del país, lo cierto es que su estado deja mucho que desear.

En algunos casos es por falta de mantenimiento. En otros, porque mucha gente, por ignorancia, busca mejorarles su aspecto pero terminan dañándolas.

Según el coordinador de Talleres de Restauración de Bienes Inmuebles de la Universidad Externado de Colombia, David Cohen, con frecuencia las lavan con esponjillas, les echan betunes, grasas, lacas y hasta pintura, con lo cual arruinan la pátina, un recubrimiento que adquiere el bronce con el tiempo y le da un tono especial.

Una de las más deterioradas puede ser ‘Los Lanceros de Rondón’, que está dentro del monumento del Pantano de Vargas.

Además de que en uno de sus 14 caballos hay un panal de abejas, se ha detectado corrosión por cloruros, cosa rara que dada la lejanía con el mar sólo se explica por el posible uso de jabones clorados para la limpieza.

El Ministerio de Cultura, la Gobernación de Boyacá y la Alcaldía de Paipa destinaron el año pasado 1.359 millones para recuperar el monumento y contratarán un estudio a partir del cual definirán un plan de intervención.

5.000 Millones de pesos del presupuesto general del Ministerio de Cultura, que asciende a 99.448 millones este año, se detinarán a la protección del patrimonio cultural de país.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.