HEMINGWAY, EL HOMBRE DE VIGÍA

HEMINGWAY, EL HOMBRE DE VIGÍA

La finca La Vigía que el escritor norteamericano Ernest Hemingway poseía en la localidad cubana de San Francisco de Paula atrae a cientos de visitantes en sus primeras semanas de reapertura en conmemoración del 95 aniversario de nacimiento del escritor. La casa, construida en 1887 por el arquitecto catalán Miguel Pascual y Baguer, cerró en 1992 para remodelar los cuatro edificios que el premio Nobel ocupó desde 1939 hasta 1960. La residencia que el escritor adquirió a instancias de su esposa María, refleja la personalidad y las costumbres de Hemingway. Los numerosos motivos de caza, los cientos de libros que inundan las paredes de la vivienda y los carteles de ferias taurinas españolas configuran para el visitante el perfil de un hombre sencillo, amante del mar y de las tradiciones latinas, algo que le reportó su condición de periodista e incansable viajero.

07 de agosto 1994 , 12:00 a.m.

La finca ocupa una extensión de nueve hectáreas y consta de un bungalow, una torre y una vivienda para huéspedes. El bungalow es una edificación de una planta con un salón adornado con cabezas de venados y dos carteles de toros que cubren la pared de arriba a abajo. Aquí es donde el autor de Adiós a las armas recibía sus frecuentes visitas de intelectuales y artistas, según afirma Rolando Quiñones, barman del Floridita, donde Hemingway acudía habitualmente a disfrutar sus famosos daikiris que se le servían siempre en la misma copa, aún guardada con orgullo por este bar que se autodenomina la cuna del daikiri . Rolando Quiñones, que luce en su chaqueta roja más de 200 pins regalados por los visitantes que recibe el bar, cuenta cómo Hemingway era un habitual del Floridita desde que se alojó en el hotel Ambos Mundos hasta que fijó su residencia en La Vigía.

Una foto del escritor norteamericano con Fidel Castro en la década de los 60, situada en un lado de la barra, recuerda el lugar donde Hemingway se sentaba a tomar sus notas, momento en el que, según Rolando Quiñones, no le gustaba ser molestado.

El dormitorio del premio Nobel, cuajado de libros como el resto de la casa, se mantiene como si allí habitara. Sobre la mesilla de noche, sus gafas reclinadas en un libro, en la cómoda una pequeña maquina de escribir y el atril donde tomaba notas siempre de pie. Y frente a la cama una cuerna de búfalo que recuerda sus viajes a Africa. La habitación da paso al despacho del que se conserva su escopeta, cartuchos y balas que nos acercan a su pasión por la caza. Encima de la mesa aparecen fotos, libros dedicados por sus amigos, y condecoraciones de la Primera y Segunda Guerra Mundial.

La reapertura de la casa ha acogido al yate Pilar , en el que el escritor navegaba con Gregorio Fuentes, protagonista de su novela El viejo y el mar. El barco se ha trasladado al museo desde el pueblo pesquero de Cojimar donde Hemingway poseía otra casa y hacía sus salidas al mar, que todavía le recuerda convocando todos los años un torneo de pesca de aguja con su nombre.

En el área de la piscina, aún sin remodelar, se encuentra el cementerio de sus cuatro perros: Black, Negrita, Linda y Nerón. Además, la finca cuenta con una torre de tres pisos que tiene una magnífica vista de La Habana. La ciudad que Hemingway contemplaba desde este mirador poco tiene que ver con la panorámica actual. La Habana se desmorona tanto arquitectónica como socialmente. La población no tiene acceso a artículos de primera necesidad, que solo puede adquirir en las tiendas para turistas a precio de dólar, cuando su sueldo es en pesos cubanos.

La falta de recursos como el papel, bolígrafos, libros, u otro tipo de materiales básicos para el trabajo hacen que este no se desarrolle normalmente, por lo que el país vive prácticamente parado.

Empodera tu conocimiento

Sal de la rutina

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.