EN AUGE ESTUDIO DEL JAPONÉS

EN AUGE ESTUDIO DEL JAPONÉS

Japón, el Imperio del Sol Naciente . Cuna de una las más antiguas culturas. La fascinación por ese país siempre ha existido. Y más, después de que, semidestruido luego de la Segunda Guerra Mundial, se levantó en apenas unas décadas para disputar el liderato en el concierto de naciones. El magnetismo que irradia no pasa sin tocar a Colombia. Y una de las formas en que se manifiesta es en el auge que está teniendo el aprendizaje de su lengua.

12 de noviembre 1991 , 12:00 a. m.

El fenómeno se presenta en muchas partes del mundo. Como en Estados Unidos, que cuenta con 450 universidades y 800 centros educativos donde se dictan cursos de japonés.

Una de las motivaciones es el rápido desarrollo de la economía de ese país. Se aprende el idioma como un instrumento más para conocer su cultura.

Colombia, que mantiene relaciones diplomáticas con esa nación asiática hace 83 años, cuenta con varios institutos y centros de enseñanza en varias ciudades.

En Palmira, en el departamento del Valle, está el colegio Hikari-en. Se estableció en 1968, unas tres décadas después de que llegarán los primeros inmigrantes agrícolas procedentes del Japón. Se creó para niños japoneses. Actualmente tiene 59 alumnos. De ellos casi la mitad son colombianos.

En la Alianza Colombo-Japonesa de Cali se instaló un curso para adultos, con el apoyo y el auspicio de la Embajada de Japón y la Agencia de Cooperación Internacional de Japón (JICA). Asisten casi 90 personas, el 90 por ciento colombianos.

En Bogotá, donde tienen su sede muchas compañías japonesas, la Universidad Nacional dicta un curso público. El 80 por ciento de los 35 estudiantes son alumnos de la universidad.

Otros centros educativos como la Universidad de Los Andes, la Universidad Católica y varios institutos privados también enseñan el idioma.

Recientemente se han abierto, asimismo, clases en las Universidades de Medellín y Manizales.

El esfuerzo por el estudio de esta lengua no necesariamente tiene una finalidad práctica. Es probable que no haya oportunidad de usar el japonés y no tenga una utilidad profesional, pero permite reflexionar sobre las diversas maneras que tiene ese pueblo de ver la vida.

Igualmente, sirve para aumentar el intercambio espiritual entre los dos pueblos. Se cultiva un sentimiento de comprensión.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.