Secciones
Síguenos en:
El matrimonio dejó de ser una meta en la vida

El matrimonio dejó de ser una meta en la vida

Las nuevas generaciones ya no piensan en el matrimonio como un paso imprescindible. Todo lo contrario, según el psiquiatra Álvaro Bernate, “afortunadamente, el matrimonio como institución no representa la única opción. Las mujeres tienen nuevas expectativas de explorar el mundo, antes que esclavizarse en un rol doméstico. El fenómeno es universal. Las prioridades ahora son divertirse, ganar dinero, viajar y para nada, tener hijos”.

Para el experto, se trata de individuos que vienen de familias pequeñas, de 2 o 3 personas, con ‘mucho cariño’ y poco control. Ellos lo saben y son conscientes de eso. Son hijos de padres que se limitan a complacer a sus hijos para no tenerlos abandonados todo el día y, no quieren repetir la historia. Ellos mismos reconocen que sería difícil hacerse cargo de un hijo, que son personas difíciles y que no aguantarían el estrés que representa la crianza.

Pero, también influye el hecho de vivir en un país en guerra, donde los jóvenes ven poca estabilidad hacia el futuro. “Aunque funciona como un factor inconsciente, no le encuentran lo bueno al compromiso que representa tener hijos”.

Otros, simplemente, prefieren posponer la maternidad o la paternidad para una edad en la que cuenten con una verdadera estabilidad económica y emocional.

Y lo cierto es que lo que antes parecía un impedimento ya no lo es. “Hoy los embarazos no representan ningún peligro para la salud de las mujeres mayores de 35 años ni de malformaciones o problemas para los bebés. Eso no solo lo han permitido todos los avances de la medicina sino la ruptura de los tabúes: una mujer sometida y maltratada que se casaba para tener hijos al poco tiempo”.

Este cambio en la sociedad no significa ningún tipo de patología ni enfermedad, según el psiquiatra. No es un peligro el hecho de no querer conservar la especie. Para él, es un rasgo de la evolución. “Está comprobado que la diversidad de intereses hace que el sistema límbico (que se considera el ‘corazón’ de las emociones) también se diversifique. Este gobierna de manera automática todas las funciones de los órganos, la presión arterial, así como la ira, el enojo, la agresividad y hasta el modo de ver la vida”.

Mientras las personas entre 40 y 60 años, por ejemplo, añoran la familia, a los 20 o 25 años este plan resulta aburrido. Y si no, basta con preguntarse por qué los más jóvenes pasan cada vez menos tiempo en casa, se educan en el exterior y son más independientes.

Por otro lado, ni la virginidad ni la fidelidad dan prestigio hoy en día.

“En esta época, uno de cada mil esperará que su pareja sea virgen para casarse. Lo importante es que sea divertida, forme un equipo de trabajo y no dependa económicamente de nadie”.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.