MOVIDA POLÍTICA EN EL CONCEJO

MOVIDA POLÍTICA EN EL CONCEJO

Según el concejal Fernando Tamayo el nuevo estatuto de Bogotá convirtió al Alcalde Mayor más que en superalcalde, en un emperador; y según el concejal Dimas Rincón Parra, abrió a la puerta a un peligroso endeudamiento que después dará lugar a más impuestos. Estos son algunos de los dardos lanzados ayer en contra del decreto ley 1421 de 1993, que según Tamayo, partió en dos la historia de la corporación, a cuyos integrantes les recortó atribuciones pero les otorgó remuneración. Veintisiete de los 28 concejales ganaron cada uno 70.100 pesos en números redondos, por seis horas de sesión. Otro, Francisco Royas, no estuvo.

06 de agosto 1993 , 12:00 a.m.

Los ataques de los concejales al 1421 fueron coreados por trabajadores de las revisorias fiscales, que protestaron porque eliminó esos organismos. Uno de la barra gritó: El estatuto de Boyacá . El Alcalde Jaime Castro no se hizo presente como era tradicional en la apertura de sesiones bajo el anterior régimen, debido a que el nuevo no menciona esa asistencia. La corporación eligió presidente al abogado huilense Jorge Durán Silva, quien dijo a EL TIEMPO que sigue en el partido liberal porque el expresidente Julio César Turbay no le aceptó la renuncia.

Como primer vicepresidente fue elegido el abogado conservador Jaime Casabianca, y como segunda vicepresidenta Aída Abella, de la Unión Patriótica.

Casabianca ofreció renunciar más adelante, para ceder el cargo a su copartidario Juan Gabriel Uribe, del Movimiento de Salvación Nacional. Casabianca dijo que se tratará de buscar la unión del partido, para campañas tan importantes como la elección de Alcalde.

Uribe contaba ayer con el apoyo de algunos conservadores y de varios liberales. Uribe declinó por no perturbar la unión conservadora, luego de que Fernando Tamayo le exigió como condición para elegirlo, ingresar a la coalición que ha dominado el Concejo. Tamayo alegaba que si los conservadores elegían a Uribe sin condiciones, los liberales podrían incumplir posterioremente viejos pactos. Por cierto que la coalición mayoritaria, que hasta las pasadas sesiones tuvo solamente 16 votos -por 12 de la minoritaria- se vió aumentada a 18, sin que se hubiera logrado establecer quienes de la minoritaria se le sumaron. Al parecer uno de los dos votos es del concejal Jorge Pastrán, quien salió del cantón norte y entró en remplazo del ex ministro Enrique Parejo. Sus amigos dijeron que votó accidentalmente pero que se sumará a los minoritarios. El otro voto se volvió un misterio.

Durán Silva obtuvo 18 votos por nueve en blanco. Mauricio Jaramillo, de la coalición minoritaria, postuló para la presidencia a Alejandro Uribe, y con la advertencia de que no se refería aninguna persona en particular, dijo que al Concejo no le convenía hacer una elección que pudiera tomarse como un reto semejante al lanzado en el Congreso por el representante Ruiz Medina, quien llamó a indagatoria a los miembros del Consejo de Estado. Uribe no aceptó y en la votación obtuvo siete votos.

La presidenta saliente, Martha Luna, dijo que el estatuto deja una frustración a Bogotá, mientras Tamayo acusó al Congreso de haber sido mezquino con Bogotá, al no expedir el estatuto. Rincón Parra dijo que el decreto ley dará más de un dolor de cabeza a las autoridades porque es contradictorio.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.