EE.UU. OBJETA FRANJAS DE PRECIOS AGRÍCOLAS

EE.UU. OBJETA FRANJAS DE PRECIOS AGRÍCOLAS

Estados Unidos objetó el mecanismo de franjas de precios establecido por Colombia para varios productos agrícolas y aseguró que ese sistema está en contra de las normas del Acuerdo General de Aranceles y Comercio (GATT) y de las políticas de apertura económica. Tras una nueva reunión del grupo de trabajo sobre intercambio comercial agrícola de las dos naciones, la delegación estadounidense dijo que no solo ese país establece restricciones al ingreso de productos colombianos, entre otros, sino que Colombia también lo hace, con lo que desconoce, inclusive, normas de comercio internacional.

11 de noviembre 1991 , 12:00 a. m.

Los negociadores colombianos explicaron que el mecanismo de franja de precios fue adoptado para remplazar el esquema de restricción de importaciones y de adjudicación de licencias, que rigió hasta el primero de junio pasado, cuando entró en vigencia la apertura económica para el sector agropecuario.

Estados Unidos se refirió al entrabamiento de tipo burocrático presente en los organismos colombianos encargados de la expedición de permisos sanitarios para el ingreso de productos provenientes de su territorio.

Insistió en las limitaciones establecidas por Colombia para la importación de vinos suaves y semillas.

Estados Unidos rechazó el mecanismo de franjas de precios establecido por Colombia para varios productos agrícolas, y aseguró que ese sistema va en contravía de las normas del Acuerdo General de Aranceles y Comercio (GATT), y de las políticas de apertura económica.

Tras una nueva reunión del grupo de trabajo sobre intercambio comercial agrícola entre las dos naciones, la delegación estadounidense dijo que no solo ese país establece restricciones al ingreso de productos colombianos, sino que Colombia también lo hace, desconociendo inclusive, normas de comercio internacional.

Los negociadores colombianos explicaron que el mecanismo de franja de precios fue adoptado para reemplazar el esquema de restricción de importaciones y de adjudicación de licencias que rigió hasta el primero de junio pasado, cuando entró en vigencia la apertura económica para el sector agropecuario.

Estados Unidos se refirió al entrabamiento de tipo burocrático existente en los organismos colombianos encargados de la expedidicón de permisos sanitarios, para el ingreso de productos provenientes de su territorio.

Insistieron en las limitaciones establecidas por Colombia para la importación de vinos suaves y semillas, al igual que para los ocho productos incluidos dentro del mecanismo de franja de precios (arroz, sorgo, soya, maíz, trigo, leche en polvo, azúcar y cebada. No hay prohibiciones La delagación colombiana dijo que no es cierto que en el país exista una lista de productos con ingreso prohibido, y que la única restricción es para armas y químicos utilizados en la elaboración de narcóticos.

Si el ingreso de vinos suaves está prohibido, es porque contiene preservativos o porque su bajo contenido de alcohol no garantiza su conservación , dijeron los negociadores de Colombia.

En opinión de los delegados estadounidenses, la vigilancia sanitaria a los productos agrícolas de exportación por parte de técnicos colombianos, solo se acepta si este personal es preparado, entrenado y contratado por ese país.

Sin embargo, descartaron la posibilidad de cooperar económicamente en la capacitación de profesionales que se dedicarían al control sanitario de los cultivos colombianos con posibilidades de ingresar al mercado estadounidense.

Los Estados Unidos tiene limitado este tipo de programas y tampoco hay suficientes fondos . Explicaron, en cambio, que ese país está dispuesto a colaborar en la identificación de las fuentes de recursos y a intervenir protocolariamente ante los organismos internacionales de crédito para financiar los programas de capacitación. Zonas libres Colombia, por su parte, insistió en la identificación de zonas libres de producción agrícola y vegetal, desde donde se podría hacer exportaciones hacia los Estados Unidos. Sin embargo, esta solicitud no fue resuelta por la delegación estadounidense, tras considerar que no existen estudios de fondo sobre ese particular. Es necesario hacer un análisis más completo y adelantar programas de control a largo plazo .

Mientras se discutía sobre este tema, el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA), autorizó la reiniciación de la carretera Panamericana en la zona del Tapón del Darién, cuyas obras habían sido interrumpidas por temor a la expansión de la fiebre aftosa hacia Centro y Norte América, proveniente de Colombia.

La decisión del Gobierno estadounidense fue adoptada tras considerar que la región de Urabá se encuentra libre de la enfermedad, gracias al programa de cooperación entre el USDA y el Instituto Colombiano Agropecuario (ICA).

De acuerdo con los resultados de la última reunión del grupo bilateral de trabajo, las delegaciones de ambos países coincidieron en la necesidad de seguir dialogando sobre los puntos de controversia, con el fin de lograr aproximaciones y acuerdos que permitan un mayor intercambio comercial agrícola entre las dos naciones.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.