Secciones
Síguenos en:
Chilenos, enloquecidos con triunfo de Bachelet Presidenta se reserva decisiones

Chilenos, enloquecidos con triunfo de Bachelet Presidenta se reserva decisiones

“Vamos a asombrar al mundo una vez más... Demostraremos que una nación puede volverse más próspera sin perder su alma”, dijo en la noche del domingo Michelle Bachelet, la presidenta electa de Chile, ante medio millón de personas congregadas espontáneamente en la avenida Bernardo O'Higgins, la principal vía de Santiago.

Durante todo el domingo de la elección presidencial, el comando de Bachelet mantuvo la calma. Pese a las provocadoras denuncias de la oposición derechista sobre la presunta ilegimitidad de los resultados, por la intervención electoral del Gobierno, la candidata y los dirigentes de su comando observaron riguroso silencio. Hasta cuando se conoció el primer cómputo oficial que le daba la victoria.

A partir de ese momento, cerca de las 6:30 de la tarde de Santiago (4:30, hora de Colombia), estalló una onda de alegría popular que inundó calles y barrios de Santiago y las demás ciudades de Chile entre el domingo y el lunes: en Concepción y en Puerto Montt, en el sur de Chile, y en Copiapó y Antofagasta, en el norte del país.

‘Vienen días muy buenos’ “Este triunfo es uno de los acontecimientos más importantes de la historia del país", dijo a EL TIEMPO el Intendente (gobernador) de Valparaíso, Luis Guastavino.

Centenares de miles de personas bailaban sin cesar en las calles del centro de Santiago. Autos con equipos de amplificación convocaban a los transeúntes a bailar, ante los los impávidos agentes de Policía, que se limitaban a sonreír y a hacer sonar sus silbatos para despejar el tránsito.

La fiesta se prolongó hasta la madrugada del lunes. Centenares de vendedores callejeros voceaban sus productos, entre los cuales destacaban las bandas tricolor, como las que usa el Presidente en actos oficiales.

Miles de mujeres meneaban las caderas ceñidas con las bandas presidenciales.

“Hice mil y las vendí todas; ahora me postulo a ser la primera mujer sastre de La Moneda”, dijo Elizabeth Fuenzalida, quien vendía bandas presidenciales “a luca” (mil pesos, menos de 2 dólares).

Alejandra Arenas, 32 años, bailaba al ritmo de una orquesta de cumbia que tocaba en la puerta del hotel Plaza San Francisco, a cuatro calles de La Moneda. “Estoy orgullosa de tener a una mujer Presidenta de mi país”, afirmó.

“Vienen días muy buenos para Chile. Por fin las mujeres tienen el lugar que les corresponde", acotó la enfermera Carmen Gloria Muñoz. "Nunca, ni en mis mejores sueños, creí que esto podría ser verdad", dijo Virginia, de 34 años.

Como en los viejos tiempos, la gente se tomó las esquinas de Santiago para armar fiesta “a todo trapo”. No se veía una celebración popular tan masiva por lo menos desde 1988, cuando un millón de personas se paseó desafiantemente por la misma Alameda Bernardo O'Higgins, tras conocerse el resultado del plebiscito del 5 de octubre de 1988, que derrotó a Augusto Pinochet.

La psicóloga Pamela Cáceres explicó: “Bachelet encarna los valores que convocan hoy a la sociedad chilena, la que va evolucionando hacia una sociedad donde quepan todas las formas de pensar”.

PRESIDENTA SE RESERVA DECISIONES En su primera rueda de prensa como presidenta electa, Michelle Bachelet, advirtió que se tomará “el tiempo necesario” para conformar su gabinete, y subrayó algo que deja entrever desde ya el carácter y el estilo personal que le imprimirá a su mandato: “El tiempo es corto (se posesionará del cargo el 11 de marzo), pero la decisión la tomo yo”.

Un don de mando que ella reconoce heredado de su padre, el general Alberto Bachelet. Dispuesta siempre al diálogo y a oír las opiniones de todos, se reserva las decisiones finales.

Pese a ello, el diputado PPD, Antonio Leal, afirmó que “el sello diferenciador de su gobierno estará marcado por una relación más directa con la gente: plebiscitos para que la gente opine sobre las materias en que no hay acuerdo en el Congreso, iniciativa popular para las leyes, y abrir canales para que las autoridades y la gente estén más cerca”.

En el mundillo político, se iniciaron las especulaciones sobre los futuros ministros. En Relaciones Exteriores se mencionan los nombres del embajador en Argentina, Luis Maira (Partido Socialista, PS), el miembro del Partido Por la Democracia (PPD) Ricardo Lagos Weber, hijo del Presidente; el economista demócrata cristiano Alejandro Foxley, y Heraldo Muñoz, actual embajador en la ONU y ex Presidente del Consejo de Seguridad.

En Interior, los nombres que más se mencionan son los del senador Partido Demócrata Cristiano Andrés Zaldívar; el demócrata Sergio Bitar, y el actual ministro de Hacienda, también PPD, Nicolás Eyzaguirre.

El vocero del Gobierno podría ser una mujer demócrata cristiana, Ximena Rincón, actual intendenta (gobernadora) de Santiago, o Ricardo Lagos Weber.

Bachelet vivió ayer una maratónica primera jornada como Presidenta electa.

Comenzó con un desayuno en su domicilio con el presidente Ricardo Lagos y su esposa, Luisa Durán, en el que su antiguo jefe y mentor dijo que “es un privilegio entregar “el mando a una mujer de la talla de Michelle Bachelet”.

Enseguida recibió al cardenal de Santiago, Francisco Javier Errázuriz, y al presidente de la conferencia episcopal, monseñor Alejandro Goic.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.