Secciones
Síguenos en:
Banda ancha, entretenimiento y desarrollo

Banda ancha, entretenimiento y desarrollo

La cantidad de alternativas de entretenimiento que se están cocinando en el nuevo modelo de vida que se ha venido consolidando se debe en realidad a avances tecnológicos concretos. Especialmente dos.

El primero lo constituyen las plataformas de hardware, que permiten hacer un buen uso del contenido que se va a ofrecer para poderlo disfrutar en los hogares mediante un modelo bien diferente del tradicional. Sin estas, nunca se hubiera podido llegar a los equipos para entretenimiento que hoy se encuentran en el mercado. Intel Viiv es uno de ellos y seguramente la competencia ofrecerá también plataformas similares orientadas hacia el mismo objetivo.

La otra tecnología importante, aquella que impacta no solo el entretenimiento, sino que es clave para el desarrollo de nuevas fuentes de conocimiento y de aplicaciones novedosas, es la banda ancha, pero la de verdad, no aquella que se está vendiendo como tal.

Se podría afirmar, sin duda alguna, que las dos tecnologías forman un círculo parecido al del huevo y la gallina en lo que se refiere a qué debe venir primero. Es evidente que sin las plataformas de hardware no se hubieran podido concretar aplicaciones para entretenimiento en el hogar como las que se han lanzado. Pero también es cierto que, sin la banda ancha, estas plataformas solo serían un saludo a la bandera, ya que solo permitirían usar audio, video y juegos en formatos locales como CD o DVD.

Sin ella, no se podría hacer uso de novedosos modelos de oferta de contenido, al que solo se puede acceder por Internet.

En la masificación de la banda ancha, el Gobierno tiene mucho que decir.

Ojalá el Estado, los operadores y los usuarios entiendan que banda ancha no es aquella que ofrece velocidades mayores a las del acceso telefónico a Internet. Basta echarles una ojeada a otros países para entender de qué se está hablando cuando se menciona banda ancha. Sin pretender ser otra Corea, que ofrece anchos de banda de 20 millones de bits por segundo, tampoco podemos caer en el sofisma de distracción que actualmente se está vendiendo en Colombia y que dice que banda ancha es aquella con velocidades superiores a 56.000 bits por segundo.

La inversión que deben hacer los operadores para ofrecer velocidades de acceso a Internet mayores de 1 millón de bits por segundo no debe ser muy diferente de la que ahora hacen en lo que están vendiendo como banda ancha.

Si se piensa en grande, se puede llegar lejos, pero si pensamos como ahora, nos quedaremos en un nivel de subdesarrollo preocupante en lo que a comunicaciones se refiere.

Falta ver qué es lo que van a proponer los operadores de telefonía que recibieron las frecuencias para implementar Wi-Max. Espero que estén pensando en algo ambicioso y a costos accesibles a todos los usuarios. No va y sea que los operadores de celulares también los vayan a reemplazar en acceso a Internet con banda ancha desde cualquier sitio.

guisan@eltiempo.com.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.