Secciones
Síguenos en:
Manejando la casa por celular

Manejando la casa por celular

“La estación base detectó movimiento. ¿Desea bloquear o permitir la entrada en la puerta principal?”, dice un mensaje de texto en el celular del ingeniero electrónico José Crispín Díaz.

Los mensajes son el alma de un sistema de telemetría y telecontrol que este colombiano diseñó en conjunto con su firma Dams (Designs and Mobile Systems) y que promete ser el más completo y económico de los que se conocen.

“No le he puesto un nombre todavía, pero le digo simplemente ‘La Caja’. Sin embargo, ya estoy en el proceso de patentarlo”, aclara Díaz.

Con esta ‘Caja’, cualquier persona puede recibir mensajes que le informan de eventos de movimiento, y que le permiten la activación o desactivación remota de diversos aspectos de una casa o empresa. Todo a través de la pantalla del celular. Se puede, por ejemplo, bloquear puertas o, incluso, cerrar el paso de gas.

“Se puede instalar una chapa magnética para bloquear la puerta de la casa.

Solo hay que enviarle un mensaje de texto a ‘La Caja’ dándole la orden de bloquear la puerta o, de autorizar la entrada”, explica Díaz.

Este ingeniero empezó a trabajar en este artefacto desde el 2002, cuando terminaba su postrado en Gerencia de Proyectos en la Universidad Santo Tomás. Ahora, y luego de invertir cerca de 4 millones de pesos, ya lo tiene listo para comercializar.

“En octubre de 2005 estuvimos en el congreso Andino y de Telecomunicaciones de Cintel. Ya hay como siete empresas del sector de seguridad, control industrial y conjuntos residenciales que están interesadas en La Caja”, dice.

Con influencia rural Sin embargo, aclara que no hubiera podido llegar al producto final sin las bases que adquirió en Ubalá, el pueblo de Cundinamarca en donde nació hace 33 años.

“Recibí una educación rural hasta los 8 años de edad. Eso me sirvió mucho porque allá aprendí a ser recio para el trabajo. A que si hay que madrugar se madruga, o que si hay que trasnochar se trasnocha”.

Y así fue. Pasó muchas noches trasnochando con algunos familiares, quienes lo ayudaron a terminar el primer modelo.

“En el año 2002 le planteé el proyecto a Colombia Móvil. No tenía nada terminado, pero ya estaba imaginado y lo suficientemente funcional para poder explicarlo” De ahí en adelante encontró el apoyo suficiente para hacer pruebas reales sobre la red. Tuvo que gastarse cerca de 100 mensajes de texto errados antes de recibir el primero que sí funcionó.

Sin embargo, según Díaz el diseño es muy grande todavía y por eso decidió hacer otro 70 veces más pequeño que el actual. Ya lo está terminando.

“Estamos a mes y medio de finalizarlo. La idea es que sea muy fácil de manejar y que no sea muy costoso. En relación a lo que existe en el mercado, el mío se va a poder sacar en un 50 por ciento por debajo del que se está ofreciendo”, afirma.

Con el nuevo diseño se pueden programar hasta 32 alarmas diferentes: el sistema opera con una batería de salvaguardia que dura 12 horas y los mensajes que genera pueden llegarles a tres abonados diferentes.

“Lo mejor de todo esto es la satisfacción de poder decir que en Colombia no dependemos de la tecnología extranjera. Acá se pueden hacer muchas cosas.

Sólo hay que creer en lo nuestro”.

sanmoy@eltiempo.com.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.