Secciones
Síguenos en:
Vivianne Morales, regresa del ‘infierno’

Vivianne Morales, regresa del ‘infierno’

(EDICIÓN BOGOTÁ) (PÁGINA 1-24)

A veces la vida es cruel y brutal. Hay que tener una fe de hierro y un coraje sobrenatural para resistir el impacto de una tragedia y aceptarla con sentido de humanidad y sacrificio. Eso le ocurrió a la abogada Vivianne Morales, una de las más brillantes parlamentarias en la vida de nuestro Congreso. Comenzó su vida como abogada en el año 1984 cuando fue exaltada con honores en la Universidad del Rosario, conquista que la condujo a perfeccionar sus estudios en la Universidad de París. Hace 3 años sufrió la pérdida de un ojo, tragedia que sólo ahora revela, después de vivir horas y días y meses de feroz solitario sufrimiento. Hoy, la ex parlamentaria decide no rendirle más tributo a la desesperación y vuelve con tanto vigor y fuerza como si fuera el comienzo de su carrera. ¿Por qué decide intentar su regreso al Senado? Estuve 11 años en el Congreso y creo que se hizo un trabajo importante: la Ley de Libertad de religiones, la Ley de acciones populares, la Ley de Cuota del 30 por ciento de los cargos de la administración para la mujer. La Corte Constitucional me otorgó la tutela sobre la protección del derecho al debido proceso, la inviolabilidad del voto y la opinión de un parlamentario, decisión que garantizó la independencia del Congreso. Ese trabajo es como un aval para volver a presentarme y pedirle a la gente nuevamente su confianza.

¿Por qué no había vuelto a candidatizarse? Porque sufrí la perdida de uno de mis ojos. Fue un sufrimiento indescriptible que me golpeó brutalmente y me obligó a replantear mi vida.

¿Qué le ocurrió en el ojo? Me sometí a una cirugía para trasplante de córnea porque tenía un queratocono (degeneración de la córnea que ocasiona un daño que va adelgazando su centro y adquiere forma cónica). Los médicos aconsejaron un transplante de córnea; me pareció una operación necesaria, que no suponía demasiados riesgos y me sometí. Desgraciadamente, se infectó; el ojo adquirió una bacteria y ocho días después de la operación me tuvieron que extraer el ojo. La bacteria iba al nervio óptico lo que podría significar una infección del cerebro y poner en riesgo mi propia vida.

¿Presentó alguna denuncia? No. Ninguna acción legal...

¿Por qué? Fue tan fuerte emocionalmente el impacto, que sentí que había sufrido algo irreparable y que ninguna demanda podría devolverme lo que había perdido. No tenía motivación personal. Además, las batallas legales y jurídicas son un poco complicadas; hay jurisprudencia en el sentido de que la carga de la prueba debe estar en manos del médico y de la clínica. Están en una posición ventajosa frente al paciente. Pero el tiempo para demandar no ha prescrito .

¿Eso quiere decir que va a presentarla ahora? Si, ahora sí voy a emprender una acción judicial.

¿Contra quién? La clínica fue Cirusabana, del Centro Médico de la Sabana, y el oftalmólogo que la practicó la cirugía fue el médico Juan Pablo Naranjo Uribe. ¿Y por qué lo escogió? Porque era un oftalmólogo con una carrera importante. El me dijo que había practicado más de 600 trasplantes y nunca le había sucedido una cosa de estas...

¿Y la clínica? El médico la escogió.

¿Y que tanta responsabilidad cree que tuvieron ? Vamos a ver. Entiendo que hay bacterias que no se adquieren por la calle sino en un quirófano... Yo investigué y hallé que las bacterias Serratia y Marcescens, que fueron las que adquirí, son, ciertamente, de quirófano.

¿Qué pasa en Colombia cuando hay una culpa de esta magnitud? Hay jurisprudencia del Consejo de Estado que le garantiza al paciente que en casos de errores, médico y clínica tienen que responder. Ahora bien: la obligación del médico es una obligación de medio no de fin; el médico trata de hacer lo mejor posible, pero no puede garantizar, cuando va a operar, que el paciente quede con vida o en las mejores condiciones; además, es claro que en toda cirugía se corren riesgos. Pero en este caso hubo negligencia y culpa. ¿Desde cuando perdió el ojo (abril de 2002) hasta hoy, dónde estaba? Me escondí. Y me dediqué a la academia; yo soy profesora de derecho constitucional colombiano. Usaba prótesis, pero era muy complicado porque el ojo no tenía movimiento. Me comenzó una depresión infinita. Pero después de tres años descubrí que antes había dedicado mi vida a mi formación intelectual y que ahora, había obtenido formación de carácter, había descubierto una fuerza interior y había confirmado que cuando uno tiene fe en Dios, fe real, esa es una convicción que sirve para la vida y no es solamente una declaración de principios.

¿El accidente la volvió, inicialmente, insegura? Totalmente. Sentía que todos me iban a observar. Además, tenía limitaciones físicas reales; se pierde el sentido y la medida de la profundidad, bajar escaleras es muy complicado, la lectura es difícil, conducir es imposible; no pude volver a montar en bicicleta, que me encantaba. Todo fue un dolor muy grande...

¿Cómo superó la crisis? Yo soy una mujer de fe; sentí la presencia de Dios extendiendo su mano y recuperé el sentido de la vida. La vida va mucho mas allá de una tragedia; ha sido una experiencia dolorosa pero formadora. Vuelvo a retomar las cosas que tenía. Ahora con más valentía. Siento que gané.

¿Por qué la llama ‘experiencia formadora’? Los dolores en la vida nos dan una alternativa: o nos derrumban o nos levantan; en mi caso, crecí.

¿En todos estos meses de tragedia tuvo una compañía especial? Sí. La actitud de Carlos (Alonso Lucio, su esposo) frente a la pérdida de mi ojo, fue muy importante; al enfrentarme a la persona que amaba, si hubiera sentido cualquier reacción de rechazo, por pequeña que fuera, habría sido devastador; Carlos, al contrario, fue cálido, generoso en su aceptación del hecho; yo intente varias prótesis; creo que me hicieron como 10, una grande, la otra más pequeña, el ojo más claro, el ojo más oscuro y él siempre me decía: "Tú sigues siendo tan linda como siempre'. Usted no se imagina lo que esa frase tan elemental significó para mí. Es que cuando escuchaba una canción todas hablaban de los ojos; los que "contemplo con delicia" "los que tienen la placidez del agua en calma", tus ojos sensuales, tus ojos seductores; tus ojos oscuros, tus claros ojos, todo eso me martirizaba. La mirada de Carlos para mí era como un examen definitivo y fue tan bella, que terminó siendo básica en mi recuperación.

Una valla de su campaña dice ‘con visión de mujer’. ¿No es irónico? Yo misma la ideé; parecería contradictoria pero precisamente, eso es lo que significa ese lema; cuando la sociedad no incluye la visión de mujer, está mirando solamente con un ojo.

¿Y cómo es la visión de mujer? Más humana, más social; la mujer es menos jerarquizada que el hombre, es más llamada al diálogo, menos a las armas, las mujeres somos mucho más comunicativas que los hombres, que siempre están guardándose cosas como mecanismos de defensa; un Congreso en el que el 88 por ciento es masculino no tiene sensibilidad social. Le doy un ejemplo: en el caso de las pensiones, me parece increíble que las hayan subido sin suficiente debate al tema de las 1.300 semanas de cotización impuestas a la mujer; está demostrado estadísticamente que la mujer ingresa más tarde a la vida laboral y sale más temprano por mil razones; la mujer normalmente tiene 16 años de vida laboral, es decir 780 semanas. Y establecen 1.300 para que una mujer llegue a la pensión. !Qué barbaridad y qué injusticia! ¿Aspira ser elegida por el movimiento cristiano? No, por el Partido Liberal.

¿Por qué? Creo que este momento es muy importante para los partidos, la reforma política buscó fortalecer la dinámica de los partidos y el Liberal, además de ser parte importante de la historia, tiene un gran futuro. Esa marcha de América Latina hacia los temas sociales, temas de izquierda democrática, comienza a vivirse en Colombia con el crecimiento del Partido Liberal.

¿Al volver cómo encuentra al país? Ha ganado en una cosa importante que es un sentimiento colectivo de esperanza; en el tema de igualdad social no vamos bien porque los resultados nos hablan de crecimiento económico pero poco mencionan la concentración económica y nada sobre la superación de la pobreza; en esa variable de justicia social no hemos avanzado; en la política de Seguridad Democrática, el presidente Uribe demuestra falencias; no se ha menguado realmente el poder de las Farc y duelen esos resultados para un país que tenía la expectativa de alcanzar la paz, ganando la guerra. En este gobierno; el tema de la paz con los paramilitares es un intento importante y válido, pero con improvisaciones; se redujo a un tratamiento penal; el tema del post conflicto se dejó abandonado.

¿Qué pregunta hubiera deseado que le hiciera? Algo sobre la reelección...

¿Y cuál habría sido su respuesta? Se está afincando la política colombiana entre uribismo y antiuribismo, yo creo que se está perdiendo el sentido de grandeza de lo que debe ser la política; la política no puede ser un proyecto de rechazo a una personalidad y es mezquino si le estamos apostando a que al Presidente le vaya mal. Hay que hacer oposición sí, pero con programas y alternativas; esa es la importancia del Partido Liberal, una colectividad con historia y con futuro porque todos los otros partidos que estamos viendo son movimientos que están surgiendo de una manera circunstancial alrededor del Presidente que van a pasar cuando al Presidente no le vaya bien o cuando termine su periodo; el Partido Liberal es un partido de historia, que está por encima de lo episódico.

¿Y qué pregunta hubiera deseado que no le hiciera? Cualquiera sobre mi vida sentimental y privada.

¿Y si la hubiera hecho qué habría respondido? Como no la hizo, no voy a responder.

Opine en www.yamidamat.com.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.