Secciones
Síguenos en:
A la moda con lujo de marcas Las últimas colecciones de reconocidos diseñadores llegan a Colom

A la moda con lujo de marcas Las últimas colecciones de reconocidos diseñadores llegan a Colom

Parecía una locura: construir otro centro comercial en la zona rosa teniendo como vecinos, al frente, el Centro Andino, en la diagonal, el Atlantis Plaza y por todos los lados almacenes de conocidas marcas internacionales, nacionales y las tiendas de reconocidos diseñadores colombianos. Pero no importó, El Retiro se lanzó a construir 23.600 metros cuadrados para locales y restaurantes poniéndole un sello especial para poderse diferenciar: reunir marcas exclusivas y reconocidas del mundo como Hugo Boss, Bally, Pepe Jeans, Max Mara, Guess, Kosiuko, Tous, y Versace Collection, Mango, Calvin Klein y Pietta Queen, que por primera vez abren una tienda en Colombia.

Ellos se unen a otras marcas que en los últimos años le han apostado al mercado nacional como Louis Vuitton, Loewe, Lacoste, Faconade, Nike, Adidas y Puma, entre otras, para ir completando una amplia oferta de tiendas de vestir, deportivas y de accesorios en el país que nos mantienen al día en cuanto a los dictámenes de la moda se refiere. En sus vitrinas se ve lo que los desfiles con las famosas modelos muestran en cada temporada en París o Milán.

Esa es una gran ventaja: la actualidad. Ya no se trata de comprarle ropa y accesorios a la amiga que viaja cada seis meses a Estados Unidos a buscar en los sales o en los outlets de los almacenes de marca los descuentos de fin de temporada y que vende a plazos en la sala de su casa lo que estuvo en vitrinas hace unos meses. O confiar en que la empresa lo mande de viaje para comprarse una que otra cosa de moda o que el marido tenga que atender algún asunto de su oficina en otro lado del mundo para hacerle un encargo.

No, con la llegada de las tiendas se está a la moda. A diferencia de lo que muchos piensan, no por ser un país pequeño y subdesarrollado, nos mandan lo que sobró de la temporada anterior, pero tampoco lo tenemos todo porque el mercado tampoco es tan grande y el poder adquisitivo no es tan alto como en otras partes del mundo.

Según Claudia Abadía, gerente de Louis Vuitton en Colombia esta marca, por ejemplo, “dependiendo del poder adquisitivo de cada país asigna una oferta de sus productos. Aquí somos una tienda B que manejamos marroquinería general hasta cierto monto. No tenemos carteras de más de 10 millones de pesos. Pero si alguien la quiere se la podemos encargar. En México y Brasil sí tienen todo: ropa, joyas, relojes”.

“Lo que vemos no son colecciones viejas. La diferencia entre almacenes de Nueva York, Miami o París es que cada responsable de la tienda escoge las cosas que mejor se pueden vender según su mercado. Un almacén aquí tiene unas cosas distintas a uno en Nueva York, pero todas hacen parte de una gran colección conformada por más de 800 piezas. Los compradores van a la muestra de las colecciones y escogen su pedido de acuerdo con el color de la piel de sus mujeres, con sus curvas, con su altura y también con el clima de la ciudad donde tienen el almacén. Ahora que es la temporada de invierno aquí vemos chaquetas pero no abrigos pesados, por ejemplo”, dice Lila Ochoa, directora de la revista Fucsia.

En esa selección según el mercado se escogen líneas de producto. “Por ejemplo, de Armani viene lo informal, porque esos precios pueden ser más competitivos. Indudablemente, aquí no vamos a ver alta costura porque no se justifica ni por el precio ni porque no hay eventos que lo justifiquen”, dice Pilar Luna editora de Fucsia.

Según María Isabel Uribe, gerente de Mango para Colombia ella asistió al showroom en España para ver la colección que ahora tiene en su almacén.

“Eran unas 1.500 referencias de otoño y unas 1.000 de invierno. Uno descarta lo que no cree que es para Colombia y ellos le van mandando por tandas los productos. Así todo el tiempo hay cosas nuevas a la venta”.

PENSANDO EN MODA ¿Qué ha pasado para que todas estas marcas, unas lujosas, otras simplemente reconocidas quieran estar en Colombia? Cosas de la apertura y la globalización sin duda. Pero hay más.

“La única posibilidad que tienen de crecer estas marcas son estos mercados pequeños pero activos”, dice Lila Ochoa.

Al tiempo que la inversión crece, el público ha cambiado y está aprendiendo sobre moda.

“ La idea de la moda no es quedarse con lo mismo durante un largo tiempo y eso hemos ido aprendiendo en el país”, dice Pilar Luna.

“Con Internet, la gente se mantiene actualizada y sabe qué está de moda, qué salió nuevo, quién es quién en el mundo de la moda, quién usa qué y quiere tener ese estatus, porque la moda también vende es eso, apariencia, imagen, sofisticación, por eso tienen acogida estas marcas”, agrega Ema Estupiñán, gerente administrativa de Tous y La hora, especializados en joyería, la primera, y en relojes la segunda.

Ella agrega otro punto a favor. “Si la tienda está aquí tiene mejor respaldo de garantía y servicio. Si pasa algo no tiene que mandar la pieza o esperar al próximo viaje para un arreglo o cambio”.

Y todas coinciden en un punto al afirmar que el público colombiano sabe más y se ha abierto al tema gracias a la labor de Inexmoda con sus ferias Colombimoda y Colombiatex y a las revistas especializadas que han puesto el tema en boca de todo el mundo.

- A LA HORA DE PAGAR: PRECIOS. No sólo los productos de estos almacenes de marca y lujo son los mismos en todas partes del mundo. También el diseño y decoración de las tiendas. Así sea una tienda propia o una franquicia, modelo que usan con frecuencia a la hora de expandirse, deben guardar la misma imagen y para eso hay una serie de parámetros que hay que seguir al pie de la letra si se quiere manejar la marca.

Los precios también son los mismos. Una camisa en España puede valer 40 euros y aquí llega al mismo precio. Lo que lo sube un poco es el cambio y los los costos de importación y aranceles que se deben pagar a la hora de traer los productos. Ahí es donde, puede haber alguna diferencia con Europa o Estados Unidos. Según Claudia Abadía, de Louis Vuitton, sus precios son mayores un 5 por ciento, más o menos, que los de la tienda en Nueva York.

También dependen del cambio. “Ahora el dólar está estable y eso favorece los precios porque se puede hacer un promedio para todo el año. Lo que más influye son los aranceles porque aquí se protege mucho la industria nacional”, dice Ema Estupiñán de Tous y La hora

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.