Secciones
Síguenos en:
Fiebre de invasión de edificios en Caracas

Fiebre de invasión de edificios en Caracas

(EDICIÓN BOGOTÁ) “Es primera vez, a mis 65 años, que hago una cosa como esta. Nunca pensé en meterme en la propiedad de alguien, pero mi casa está anegada por la quebrada, la van a demoler y no puedo volver”, dice Jaime Guzmán, con los ojos aguados y el rostro descompuesto. (VER INFOGRAFÍA)

No es para menos. Este cartagenero, que llegó a Venezuela en 1960, hoy engrosa –junto a su esposa, su hija y sus nietos– la lista de cientos de “invasores” que desde la semana pasada han ocupado ilegalmente 38 edificios de varios sectores de Caracas, en una especie de epidemia que rápidamente se extendió por toda la ciudad.

La mayoría de los nuevos ocupantes de estos edificios aseguran lo mismo que Guzmán: que provienen de los barrios caraqueños Cotiza y Nueva Esparta (este último ubicado al lado del viaducto colapsado de la autopista Caracas-La Guaira), que se han inundado y prácticamente han sido arrastrados por las lluvias de los primeros días de enero.

“Ya nos ha pasado cuatro veces. Llueve mucho y se desborda la quebrada Anauco (al norte de la capital, cerca del cerro El Ávila). Dos veces ha sido grave, como esta. Entonces los jefes de familias salimos a buscar algún sitio desocupado para mudarnos, y encontramos este”, prosigue Guzmán.

Al invadir, buscan evitar el hacinamiento e insalubridad de los centros para damnificados que, según el colombiano, “parecen campos de concentración”, y además presionar para que les sea resuelto su problema de vivienda.

Aunque Caracas fue escenario de invasiones esporádicas en los últimos años, en su mayoría planificadas y ejecutadas por algunos grupos organizados encabezados por “líderes comunitarios”, nunca se vio tal cantidad hasta la semana pasada, cuando 21 inmuebles fueron tomados en 4 días.

Todo lo cual ha traído a colación el recurrente y temido asunto de la violación de la propiedad privada en el proclamado gobierno socialista. La preocupación surge porque un par de estos edificios fueron tomados por miembros de la Policía Metropolitana y de los bomberos, que abusaron de su investidura para entrar en los inmuebles (nota anexa ‘Alcalde’).

Habrá expropiaciones Hasta el momento, de los 38 edificios invadidos que aparecen registrados por la Alcaldía Metropolitana, 13 serán expropiados y entregados a los damnificados sin vivienda, pero se forzará el desalojo de los invasores en otros 12 edificios (ver nota ‘Invadir’). La Alcaldía Metropolitana –que ha contabilizado 92 edificios vacíos en la capital– es la única autorizada para emitir decretos de expropiación, previo acuerdo de un precio con los dueños.

Fuera de este esquema de solución, las autoridades han dicho que podrían entregar hasta 50 millones de bolívares (23.255 dólares) por familia para resolver su problema de vivienda.

“Si me dieran esos 50 millones yo me regresaría corriendo con mis petaticos (trastos) a Colombia”, suspira Jaime Guzmán, mientras camina por el que podría ser su nuevo apartamento, sin puertas ni ventanas, y al que le acaba de poner, con ayuda de sus “vecinos”, una precaria conexión de electricidad.

'INVADIR NO ES NINGUNA POLÍTICA DE VIVIENDA', DICEN PROPIETARIOS AFECTADOS La perplejidad de los propietarios de los inmuebles invadidos no tarda mucho en convertirse en rabia. Uno de los edificios tomados fue la sede en Caracas del partido Copei (hoy fuerte opositor a Chávez), donde hasta hace una semana funcionaba la seccional capitalina del partido. Su secretario general, César Pérez, aseguró a EL TIEMPO que el edificio de cinco plantas tenía cuatro de ellas desocupadas y sin servicios básicos “por la precaria situación económica” que tiene Copei.

“La única planta que teníamos amoblada la tomaron, sacaron los muebles y se metieron en la noche, no había nadie y por eso no se pudo hacer nada. Ya esa oficina no funciona”, dice.

Como la mayoría de los propietarios, Pérez asegura que la invasión no resuelve el problema estructural de escasez de vivienda, y deplora el mecanismo adoptado por la alcaldía.

“Ese procedimiento no es el correcto, hay que informar al propietario si hay un problema humanitario y luego negociar, antes de avalar una medida como esta (la invasión). Es un precedente peligroso, una política de corto aliento que causa más daño que bien”, se queja.

Otras voces han sido registradas por la prensa en estos días. Joannys Sapicas, dueño del edificio Almondbury, aseguró al diario El Mundo que el edificio estaba desocupado porque le estaba haciendo trabajos de remodelación para luego alquilar los apartamentos, y ahora teme perder su inversión, luego de que su inmueble fue invadido por más de 20 personas.

De los edificios tomados, algunos estaban vacíos porque se les había retirado el permiso de habitabilidad. Otros, como el identificado con el número 25-12, en San Bernardino, fueron invadidos e inmediatamente desalojados por los pocos ocupantes que tenían, ante la aparición de sus propietarios. “Ellos entraron aquí y los dueños de los apartamentos llegaron esa misma noche y les dijeron que eso era de ellos, que no podían estar, que los estaban arreglando para venirse. A la mañana siguiente se fueron”, dijo la conserje, que no accedió a dar su nombre.

.

ALCALDE DICE QUE ES UN ‘COMPLOT CONTRA CHÁVEZ’ A la epidemia de invasiones que agobia Caracas en los últimos días, el alcalde metropolitano, Juan Barreto, ha respondido que está discutiendo los precios de los edificios invadidos con sus propietarios para comprarlos, y entregarlos luego a los “verdaderos damnificados” (de la situación de calamidad y desplazamiento en otros barrios de la capital), pues no todos los que han venido tomándose inmuebles lo son.

Barreto aseguró que ya han detenido “a algunos que han confesado que fueron ordenados a invadir por terceras personas”, lo que le hace pensar se trata de una “nueva conspiración” contra el gobierno del presidente Hugo Chávez.

Barreto recalcó que tanto su despacho como el actual Gobierno respetan la propiedad privada.

Destacó que los funcionarios policiales que hayan invadido inmuebles serán castigados. “Nadie está autorizado para ocupar ilegalmente ningún inmueble, independientemente de que esté desocupado”, afirmó.

La Fiscalía también insistió en que las invasiones son ilegales y anunció que evaluará la situación de cada invasor para constatar si está o no en situación de riesgo y necesidad

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.