Secciones
Síguenos en:
A Colombia no le sirve un TLC como el peruano: Minagricultura

A Colombia no le sirve un TLC como el peruano: Minagricultura

(EDICIÓN BOGOTÁ) “El acuerdo de Perú es respetable, pero tiene temas puntuales que no se adecuan a los intereses de Colombia”, dijo ayer el ministro de Agricultura, Andrés Felipe Arias, luego de que el gobierno de Lima reveló los textos del acuerdo comercial al que se llegó con Estados Unidos en diciembre. (VER CUADRO)

Pero mientras el ministro de Agricultura decía que el TLC peruano tiene resultados que a Colombia no le convendrían, el ministro de Comercio, Jorge Humberto Botero, señaló que lo hecho por Perú no incidirá en el proceso colombiano.

Y mientras Botero señalaba que cada proceso es independiente, el jefe negociador, Hernando José Gómez, afirmaba que los textos de Perú reflejan en un 95 por ciento lo que coordinaron en los últimos dos años los tres países andinos.

En particular, al ministro Arias le preocupan mucho las concesiones que hizo Perú en materia de azúcar, pues le abrió la puerta a la fructosa de maíz (producto sustituto del azúcar), el cual tienen un periodo de desgravación de cinco años. “Eso es fatal para nuestro sector azucarero”.

Comité sanitario Tampoco está tranquilo con el acuerdo que hizo Perú en materia fitosanitaria, dado que va a crear un Comité Técnico Permanente, pero no estableció la forma como lo va a hacer. “A nosotros no nos sirve de esa manera, es necesario especificar mejor las funciones del Comité, para que este sea realmente operativo. En el acuerdo de Perú faltaron más compromisos puntuales para que funcione”.

En cuanto al maíz, opinó que al vecino país le faltó pedir requisitos de desempeño, antes de ceder a permitir la importación de 500.000 toneladas.

Con esto se refiere a compromisos para que los industriales primero se comprometan a comprar la cosecha nacional antes de empezar a importar. En este tema, precisa, Colombia no va a ceder.

Agrega que en cuanto al arroz y los cuartos traseros de pollo, el país tampoco va a ceder hasta tanto se aclare qué va a suceder con el azúcar y el tema fitosanitario.

En el tema agropecuario, Gómez reconoce que existen grandes diferencias de criterio con Perú pues Colombia tiene una sensibilidades que busca reflejar en una buena negociación, al igual que en materia de medidas sanitarias y fitosanitarias, en donde también los intereses nacionales distan mucho de lo obtenido por la vecina nación.

Sin embargo, explicó que luego de revisar los textos “no hay nada que nos sorprenda” pues no se hicieron “modificaciones ‘expost’ a lo que se negoció conjuntamente entre los andinos”.

Por su parte, el ministro de Comercio, Jorge Humberto Botero, asegura que no le preocupa el TLC de Perú, pues cada país negocia de manera independiente los cronogramas de desgravación y por lo tanto en el proceso de negociación de Colombia no inciden los acuerdos que haya logrado Perú.

“Desde el comienzo eso se estableció así, porque cada país ajusta los cronogramas de desgravación en función a su estructura productiva”, indica.

Botero aclara que en principio las bases del acuerdo pueden ser las mismas, pero que el mayor cambio está en las cláusulas normativas, que pueden ser diferentes para cada país, mediante la inclusión de notas de pie de página interpretativas y cartas explicativas.

“Lo que se debe tener en cuenta es el balance global del tratado y no solo algunos de sus componentes. Perú ya hizo su balance y lo encontró satisfactorio. Nosotros llegaremos a ese punto cuando terminemos las negociaciones y también quedemos satisfechos con el resultado”.

LO QUE PIDE COLOMBIA LO QUE APROBÓ PERÚ.

Cuartos traseros de pollo. Perú permitirá una cuota de importación de 12.000 toneladas, que equivalen a 4 por ciento de su producción doméstica.

Estableció además un plazo de desgravación de 17 años, con ocho de gracia, y comienza con un arancel base de 25 por ciento. A la mayoría de los productos porcinos también les quitarán los aranceles en cinco años. El tocino es una de las excepciones, pues su arancel se eliminará de inmediato.

Cuartos traseros de pollo. E.U. busca una apertura total de este producto, el cual exporta como desecho a precios muy bajos. El Gobierno lo clasificó como ultrasensible, pero no ha dicho que lo va a excluir de la negociación.

Los avicultores nacionales piden una protección especial para que sólo entren 1.000 toneladas al año y sean básicamente para consumo de las fuerzas militares. En cerdo hay el mismo temor.

Maíz y arroz. Se aprobó el ingreso de un contingente de 500.000 toneladas de maíz amarillo, que tendrá una tasa de crecimiento del 6 por ciento anual y que dejará de pagar aranceles en 12 años. También permitirán el ingreso de 74.000 toneladas de arroz, con un plazo de desgravación de 17 años y cuatro de gracia. Esa cuota de importación representa 5,6 por ciento de su producción de arroz.

Maíz y arroz. En maíz, Colombia plantea permitir la importación de un contingente inicial de 500.000 toneladas, con aumento anual del 2 por ciento. Estados Unidos ha solicitado en cambio un contingente de 2.000.000 de toneladas con aumento anual de 7 por ciento. En arroz, la propuesta del país es permitir el ingreso de 30.000 toneladas por año, que E.U.

consideraba excesivamente bajo.

Algodón, trigo, cebada y oleaginosas. Para el algodón no se fijó cuota de importación y la desgravación será inmediata. Lo mismo ocurrirá con trigo, cebada forrajera y cervecera. La harina de cebada sí se desgravará en diez años. A los aceites brutos de soya y girasol Perú les quitará el arancel de inmediato. Los aceites refinados de soya y maíz tendrán un plazo de 10 años para quedar sin arancel.

Algodón, trigo, cebada y oleaginosas. Colombia ha ofrecido desgravación inmediata en trigo, algodón y cebada, a cambio de mejores ofertas en los productos que aspira a exportar más como frutas, hortalizas, etanol y tabaco, pero no ha obtenido respuesta de Estados Unidos. Así mismo, se ve con preocupación el ingreso de sustitutos del aceite de palma, el cual tiene gran sensibilidad social.

Medidas fitosanitarias. Perú acordó con Estados Unidos la creación de un comité técnico permanente sobre este tema, que tendrá que poner de acuerdo a las instituciones responsables de cada país y que iniciará operaciones máximo 30 días después de la entrada en vigencia del Tratado. Las decisiones deberán ser tomadas por consenso.

Medidas fitosanitarias. El país no solo quiere reducción de los aranceles a sus productos agrícolas sino que además les garanticen que efectivamente puedan entrar a E.U. Para esto solicita crear un grupo de trabajo binacional que analice los problemas puntuales fitosanitarias que se presenten. E.U.

aceptó en primera instancia y luego se echó para atrás.

Patentes. Perú cedió en plantas, pero no animales, métodos terapéuticos, quirúrgicos y de diagnóstico. Tampoco en la pretensión de Estados Unidos de patentar los segundos usos. Su compromiso en plantas es realizar esfuerzos razonables para otorgar protección mediante patentes sobre dichas innovaciones, siempre que sean nuevas, tengan inventiva y aplicación industrial.

Patentes. Estados Unidos tiene interés en que Colombia acepte patentar segundos usos, plantas, animales y procedimientos quirúrgicos, pero, la legislación andina prohíbe las patentes para segundos usos. Según expertos, las de animales y procedimientos quirúrgicos también podrían quedar por fuera de la negociación, pero al parecer las de material vegetal serían una exigencia de E.U.

Protección de datos. La protección de esta información será en Perú de cinco años para farmacéuticos y diez para los agroquímicos a partir de la fecha de la aprobación de comercialización del producto. Aunque a este compromiso le son aplicables excepciones y limitaciones para salvaguardar la salud pública y el adecuado acceso de la población a medicamentos, en situación de emergencia.

Textiles. Se definió una salvaguardia como mecanismo de defensa si se presenta daño o amenaza de daño en el mercado doméstico. El período máximo de aplicación de la medida es de tres años a partir de su invocación. La salvaguardia podrá invocarse solo en los primeros cinco años de vigencia del Tratado.

Textiles. Desde que comenzó la negociación este sector se ha clasificado como ganador, pero después de 13 rondas la cosa no está tan clara. A los centroamericanos E.U. les permitió adquirir ciertas materias primas a terceros países sin perder los beneficios, pero a Colombia le está negando esa posibilidad.

Protección de datos. Colombia ha ofrecido mantener la actual legislación en datos de prueba (información reservada que presentan los laboratorios al Invima para obtener el registro sanitario que les permite comercializar un medicamento o un agroquímico) que protege por cinco años. Sin embargo, la exigencia de E.U. es ampliar este plazo a 10 años para los agroquímicos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.