Secciones
Síguenos en:
La religión: el nuevo filón de Hollywood

La religión: el nuevo filón de Hollywood

“Aslan, el león, sacude su poderosa melena y ruge a través de Narnia y de la eternidad. ¡Jesucristo ha resucitado!”, así comienza su columna de opinión la periodista Polly Toynbee, del diario británico The Guardian, en la que habla de los ‘sospechosos’ vínculos con el cristianismo de la nueva y ambiciosa aventura de los estudios Disney.

“Narnia (la película, que se estrena hoy en Colombia) es totalmente fiel al libro y, por ello, profundamente manipuladora, como Disney usualmente lo hace –asegura Toynbee–. Además, muy hábil para torcerle el brazo emocionalmente a los creyentes”.

Esta es apenas una de las críticas que ha recibido la cinta, dirigida por Andrew Adamson, basada en la famosa saga de siete libros del escritor C.S.

Lewis, por su contenido abiertamente religioso y que ahora algunos tildan de oportunista por parte de Disney, que no tuvo reparo en recurrir a las congregaciones religiosas de Estados Unidos para promocionar su nuevo monstruo taquillero.

Eso sí, todo comenzó con La Pasión, de Mel Gibson, que les abrió los ojos a los productores de Hollywood sobre lo muy rentables que pueden ser las historias con contenido moral. En este caso, Gibson se embolsilló más de 600 millones de dólares con su recreación de la muerte de Jesús.

Así que la ‘Meca del cine’ emprendió su propia cruzada para tapar el bache taquillero del año pasado, apelando al fervor religioso del público.

“Podemos hablar de un ‘AG/DG’: antes de Gibson y después de Gibson”, afirma el productor italiano Lorenzo Minoli, autor de Sin miedo: la vida de Juan Pablo II, una de las tres biografías del fallecido Papa, que además se estrenó (claro) con mucho éxito en la televisión gringa en el 2005.

No obstante, en el caso de Narnia, todo estaba en bandeja. Primero, porque Lewis era un ferviente cristiano, y segundo, porque la historia, por sí sola, tiene la dosis perfecta de fantasía y aventuras como para cautivar al mismo público que llenó las arcas de los creadores de Harry Potter y de El Señor de los Anillos.

Además, Disney ha sido directo: de una contrató los servicios de la compañía Motive Marketing, la misma que llevó millones de creyentes a ver La Pasión.

Por eso, muchos fueron los preestrenos internacionales exclusivos para congregaciones religiosas. En nuestro país, por ejemplo, hubo varios para iglesias como Asambleas de Dios, Amistad Cristiana y Casa Sobre la Roca.

De esta última, es pastor Andrés Vargas, quien afirma que Lewis es uno de los más importantes autores de “apologética cristiana”, del siglo pasado: “Uno puede percibir dentro de sus libros de ficción un alto contenido cristiano. No podemos desconocer que Hollywood está interesado en cifras pero, de todas formas, es interesante que voltee su mirada a los autores cristianos y a historias que llevan principios y valores a los niños”.

Las crónicas de Narnia, para su realización, tuvo un presupuesto de producción de 180 millones de dólares, a los que se le sumaron unos 120 millones en distribución y publicidad. De estos últimos, cinco por ciento se utilizó para acercarse a los grupos religiosos, según precisó Richard Cook, presidente de los estudios Disney. A pesar de la controversia, hay quienes defienden la obra de Lewis como creación literaria, por encima de su probable mensaje religioso. Ricardo Silva Romero, crítico de cine de la revista Semana, opina que el libro de Lewis no es “el evangelio disfrazado”, sino una fantasía que “los fanáticos (y los comerciantes) pueden usar para conseguir más clientes”. Otro de estos ‘exitosos fenómenos religiosos’ reciente fue El exorcismo de Emily Rose, en la que la jovencita poseída es elevada a santa. Aquí, el negocio también fue redondo: la película costó cerca de 20 millones de dólares y recaudó, en total, unos 100 millones. Fue además dirigida por Scot Derrickson, cristiano reconocido. “La religión o la espiritualidad han sido en gran parte ignoradas por los medios –comenta–. Yo quería hacer una cinta sobre cuestiones esenciales, como la existencia de un reino espiritual, de Dios y de Satanás”. Por si queda alguna duda sobre la certeza económica que respalda la nueva saga de Narnia, además de Disney, el productor es el millonario Philip Anschutz, magnate de la prensa y el petróleo, dueño también de la cadena de cines más grande de Estados Unidos.

Según él, su meta es demostrarle a Hollywood que no se necesitan ni sexo ni violencia para hacer taquilla. Teniendo en cuenta que son siete los libros que componen las aventuras en el mundo de Narnia, Anschutz dijo que si superaba los 50 millones de dólares en recaudos, en el primer fin de semana, rodaría las siguientes: la película ya lleva 381 millones de dólares en taquilla, en todo el mundo. Así que prepárense, habrá Narnia para muchas otras Navidades.

DETALLES TÉCNICOS Para la realización de ‘Narnia’ fueron necesarias mil imágenes digitales.

Weta estudios, ganador de cuatro premios Oscar por ‘El señor de los anillos’, fue la empresa que diseñó las 60 clases de criaturas que aparecen en la cinta y que creó C.S. Lewis.

Sony Imageworks hizo parte de la animación fotorrealista, los mismos ingenieros que estuvieron tras los efectos de ‘El Hombre Araña’.

Para las escenas de las batallas se crearon 1350 armas.

Para escoger a los protagonistas, se realizó un exhaustivo ‘casting’ con dos mil niños. Solo uno de ellos tiene algo de experiencia en actuación. La producción de la cinta duró dos años.

La serie de siete libros ha vendido más de 85 millones de ejemplares, en 29 lenguas diferentes, en los últimos cincuenta años. La próxima película de la saga será ‘El príncipe Caspian’, que estaría lista para la Navidad del 2007.

‘LA PASIÓN’, EN VERSIÓN INFANTIL Aunque Tilda Swinton, protagonista de Las crónicas de Narnia, calificó de “exagerado” afirmar que esta es una película religiosa, algunos grupos evangélicos cristianos, en Estados Unidos, se han referido a ella como “La Pasión, contada para los niños”.

Y las similitudes con las enseñanzas y la vida de Cristo son muchas. Por ejemplo, Edmund, uno de los niños Pevensie, protagonistas de la historia, es tentado por la Bruja Blanca para que traicione a sus hermanos y se los entregue, a cambio de caramelos.

Más adelante, por sus actos, deberá ser sacrificado Aslan, el león rey de Narnia, a manos de la Bruja, no sin antes ser humillado y golpeado.

Sobre su cuerpo, llorarán desconsoladas Susan y Lucy y resucitará luego gracias a “una magia mucho más poderosa que la de la Bruja Blanca”.

Así mismo, las niñas y niños son llamados ‘hijos de Eva’ e ‘hijos de Adán’.

Para la banda sonora de esta producción participaron solo artistas de reconocida trayectoria en la música cristiana

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.