Secciones
Síguenos en:
La opción populista

La opción populista

Los colombianos parecen haber encontrado la medida del gobierno que desean: un presidente en permanente campaña. Que a donde quiera que vaya, tenga algo que ofrecer y, sobre todo, muestre algo de lo que puede cumplir, no importa en qué condiciones lo haga.

Es la opción del populismo que, como demuestran las encuestas, revela la cada vez mayor disposición de los colombianos a preferir aquel modo de gobernar “asistencialista, demagógico, de inspiración nacional, que gasta más de lo que tiene y que pasa por encima de las instituciones y las leyes amparado en la fuerza que le da el apoyo de esa entidad llamada pueblo”.

Pero no se trata de una reacción de los electores que encuentran en los populistas una forma de castigar a una clase dirigente egoísta, incompetente y acomplejada. En realidad, se trata de una decisión consciente y deliberada, regida por un novedoso pragmatismo, a través de la cual los ciudadanos buscan que los gobernantes cumplan y el Estado responda a sus demandas.

Es la imagen que ha logrado perfilar la encuesta de preferencias electorales, elaborada por Datexco (EL TIEMPO, 16-12-05), en la que se observa que los colombianos “quieren un candidato presidencial que se interese por la gente, que sea sincero, líder, competente, leal, sensible, carismático y que tenga una visión primordialmente social”. No importa que pertenezca a un partido político nuevo o haya militado en uno tradicional.

Tampoco que profese o haya profesado una determinada ideología.

Políticamente, los colombianos se autodefinen como votantes de centro, independientes de los partidos tradicionales, que, sin embargo, no han perdido la confianza en los políticos. O que, por lo menos, argumentan que la falta de confianza no es una razón para no votar por ellos. Y, como buenos pragmáticos, exigen que quien vaya a gobernar sea amigo de los Estados Unidos y busque una salida negociada al conflicto armado.

Ese pragmatismo ya dio una muestra de su poder por primera vez en 1994 cuando, ante la novedad de la propuesta, fueron capaces de separar su voto a la Alcaldía de Bogotá de su voto al Concejo de la ciudad. Los mismos que eligieron a Mockus alcalde reeligieron a los barones políticos en el cabildo distrital. Es un fenómeno que se ha ido repitiendo con la elección de Peñalosa, la reelección de Mockus y la elección de Garzón. Mientras tanto, los barones electorales han seguido manteniendo sus curules, directamente o a través de familiares o socios de su microempresa política.

Es el pragmatismo que se ha ido extendiendo por el país cuando, en elecciones para alcaldías, gobernaciones y corporaciones públicas, los ciudadanos han votado por propuestas electorales carentes de perfil ideológico, que valoran más la condición personal del candidato y su compromiso político con el elector, que los programas inscritos. También cuando, al buscar beneficiarse de los que han elegido, han convertido el intercambio de favores en una pieza básica para el funcionamiento de las instituciones colombianas.

Un pragmatismo que ha encontrado en el asistencialismo, la demagogia y el patriotismo del presidente Uribe (y su disposición a gastar y a pasar por encima de las normas) una alternativa para hacer valer sus demandas. Un camino para lograr que los gobernantes cumplan, no importa cómo y a qué costo. Como está ocurriendo en educación, donde el cumplimiento de las metas gubernamentales en cobertura están llevando, como lo afirman los expertos, al “hacinamiento en los colegios, porque no hay suficientes pupitres, espacios de recreación e incluso baños”.

Es la nueva cultura política que toma forma en Colombia, en la que los votantes han aprendido a sacar provecho del clientelismo y las ofertas populistas. Por eso están dispuestos a votar por cualquier alternativa sin importar lo que pueda costar

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.