El ajedrez nacional sí tuvo cosas buenas

El ajedrez nacional sí tuvo cosas buenas

No todo fue triste en el ajedrez nacional. Algo bueno puede mostrarse al hacer el balance del año. Por ejemplo, el torneo internacional del Huila que reunió a un grupo de grandes maestros extranjeros, como hacia mucho tiempo que no se veía en Colombia; también el surgimiento de una nueva generación de talentosos jugadores y la actividad de algunas ligas. Por lo demás, solo nos queda la esperanza de un mejor 2006.

31 de diciembre 2005 , 12:00 a. m.

Quizá la radiografía que permita hacer un diagnóstico de lo que pasa con el ajedrez en el país es el campeonato nacional absoluto, el cual se disputó en julio pasado en Medellín.Como es sabido, los resultados fueron demandados y el título quedó en entredicho. La demanda estaba bien fundamentada, pero ya el año se acabó y aún no se conoce una decisión oficial. Un problema fácil de resolver que se volvió un lío mayor y que muestra el proceso de degradación del ajedrez colombiano en los últimos años.

Antes el campeonato nacional convocaba a los más calificados y de allí salían las representaciones nacionales. Ahora, el que debería ser el máximo torneo, es un abierto más donde puede jugar cualquier aficionado que llene el único requisito que se pide par poder participar: pagar una inscripción.

Se encontró así la solución fácil, una parte de las inscripciones va para las arcas de la Federación. El resultado ha sido desastroso y en varios torneos internacionales los resultados son pobres. Con delegaciones conformadas de afán y, practicamente, con cero preparación, sin analistas ni entrenadores y con un apoyo económico mínimo.

Pero es inútil buscar responsables y señalar a los actuales dirigentes no ayudaría en nada, pues se podrían cambiar por otros y la crisis continuaría.

Lo que sí se debe cambiarson las estructuras organizativas. No es posible que el ajedrez supere su crisis con una organización para un deporte aficionado, cuando las altas exigencias competitivas requieren una organización profesional.

Los dirigentes son personas ocupadas, con tantos compromisos que no tienen tiempo para hacer la gestión necesaria para atraer a patrocinadores y conseguir recursos. Por ese motivo, se requiere de una nueva ley marco del deporte, más adecuada y eficaz. Esto último es, sin duda, un tema que deberían asumir las campañas políticas.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.