Viagra para todos

(EDICIÓN BOGOTÁ) (PÁGINA 1-23)

31 de diciembre 2005 , 12:00 a. m.

El proyecto de ley que incluiría el Sildenafil o Viagra en el POS, con el diciente y simpático título de ‘ley de pájaros caídos’, el año entrante podría tener su noche romántica si el Senado no se declara impotente para estudiarlo. A lo mejor lo aprueban a pupitrazo limpio, como se hace con tantas leyes. La ecológica, por ejemplo, que va a causar tan enormes daños al medio ambiente. Y que, al contrario de los efectos del Viagra, propiciaría una tumbazón de palos. Y muchos pájaros, estos sí de plumas, alas y sonoros trinos, también caerían. Pero el señor Presidente, con su ancestro de hacheros, la va a firmar al calor de una fogata y, paradójicamente, a la sombra de una popularidad a punta de encuestas de esas que levantan más que el Sildenafil.

La ley, que tuvo como ponentes a Venus Albeiro Silva y a María Isabel Urrutia, que sabe de levantamientos, pasó su luna de miel en la Cámara. La iniciativa busca que el plan obligatorio de salud les suministre el Viagra a unos dos millones de hombres que viven el penoso drama de la pólvora mojada frente a la torcaza indefensa.

Suena un poco a infidelidad el que se obligue a suministrar solo el Viagra y no otros medicamentos que también cumplen la poderosa función. Y es verdad que sería complicado definir las necesidades de cada persona, pues, como “hecha la ley, hecha la trampa”, ante el médico muchos van a quejarse de esos problemas de crecimiento –la enfermedad de los ministros de Hacienda– para que les den su cajita de la felicidad.

Pero alguna razón les cabe a los que dicen que es un problema de salud pública. Parece que en Colombia hay más de dos millones de “pájaros caídos”.

No es para menos, en esta impotencia nacional en muchas cosas, ante tanto dolor, con el 12 por ciento de desempleo; con unos 6 millones en el rebusque; con 10 millones de personas en la miseria; con 22 millones en la pobreza. En esas condiciones, es imposible que no se necesite el Viagra. Y, además, que haya tanto reereccionista.

Además, está implícito el derecho a la felicidad. Y es natural que los honorables apliquen el sabio adagio de ‘hoy por mí, mañana por ti’. O al revés y que piensen en los tantos pensionados que se hallan, precisamente como el impotente, por debajo del mínimo. Pobres viejos, que solo los miércoles santos recuerdan que ‘polvo eres y en polvo te convertirás’, pues con esas miserables mesadas, lo que se les puede parar es el ‘mango’. Y con el costo de la droga, no tienen cómo comprar la pastilla mágica para darse “el gustico”, como dice el presidente-candidato. Así que, Viagra para todos.

Claro que hay otras prioridades de salud. Por ejemplo, la diabetes. En el país hay más de un millón de diabéticos, que no pueden ni decir ‘dulce Jesús mío’ porque se les sube el azúcar. Y hay niños de kínder con dosis diaria de insulina. La diabetes es una enfermedad catastrófica y hereditaria. Esta sí que debe estar contemplada en el POS. Pero, en cambio, sí sufrió disfunción ante el Senado un proyecto de ley, el 172, presentado en el 2004 por el senador Álvaro Araújo Castro, con el propósito de que el sistema de salud cubra a los diabéticos, y que haya una política nacional sobre esta enfermedad, de control y prevención. Ese proyecto, que, como el de la disfunción, debió aprobarse a ‘pipitrazo’ limpio, cayó y no hubo Viagra para revivirlo. Y el senador Araújo se olvidó de él. Lástima. Ojalá lo revivan, así sea con Viagra, pues es por la salud de una inmensa mayoría.

* * * * Con humildad suprema, como decíamos en estos días, me uno a las palabras del editorial de este diario para enviar un feliz año a todos los lectores. Pero especialmente va mi solidaria voz de aliento y una íntima oración por los secuestrados. Uno de mis doce deseos esta noche será lleno de fe por su pronta liberación. Feliz año para todos.

luioch@eltiempo.com.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.