‘Munich’, de Spielberg, levanta gran polvareda

‘Munich’, de Spielberg, levanta gran polvareda

(EDICIÓN BOGOTÁ) En sus más de 30 años como cinematografista Steven Spielberg había logrado lo que pocos: una exitosa carrera en Hollywood llena de halagos y galardones, pero ajena a la controversia.

31 de diciembre 2005 , 12:00 a. m.

Sin embargo en Munich, su última producción, el director de origen judío no solo reabre heridas sino que plantea un duro cuestionamiento frente a uno de los temas que hoy más trasnocha a la humanidad: la guerra contra el terrorismo. Munich es la historia de un grupo de asalto del servicio de inteligencia israelí (Mossad) al que se le encarga la misión de localizar y eliminar a los autores intelectuales del Septiembre Negro, aquel fatídico día de 1972 en el que terroristas palestinos asesinaron a 11 miembros del equipo olímpico de Israel en esta ciudad alemana.

Según el relato de Spielberg, la misión del grupo, integrado por cinco hombres, fue aprobada por la entonces primer ministra de Israel, Golda Meir, aunque este hecho sería negado, de ser capturados.

Críticos y aduladores coinciden en que es una de las mejores películas del director. Llena de acción, narrada con intensidad y quizá solo comparable con dos de sus mejores experimentos en el género: La Lista Schindler, de 1993, y Buscando al Soldado Ryan (1998).

Pero difieren radicalmente a la hora de juzgarla como documento histórico.

De entrada, y aunque Spielberg dice que se basó en hechos “reales”, muchos alegan que no es fidedigna, pues toma como punto de referencia el libro del periodista canadiense George Jonas (Venganza), cuestionado por falta de rigor e imprecisiones.

Debate de fondo Pero el corazón de la polémica está en el mensaje de Munich. Mensaje que ni el propio Spielberg pretende esconder. “Al experimentar como la implacable determinación de estos hombres (del Mossad) se va transformando en dudas sobre lo que están haciendo, creo que algo importante se puede aprender sobre la trágica situación en la que nos encontramos hoy”, dice.

En la cinta, de hecho, es evidente el vacío que va embargando a los protagonistas al corroborar, a lo largo de sus días, que las ejecuciones no han cambiado el conflicto árabe-israelí. “Spielberg –escribe Stephen Hunter en el Washington Post– atrae grandes críticas porque muestra que entre quienes ejecutan las acciones (terroristas y unidades antiterroristas) las ideologías tienden a evaporizarse y lo único que queda es la secuela de la violencia”.

Según Jordan Elgrably, en Alternet (medio alternativo en Internet), Munich es un argumento incisivo contra el uso de la violencia para resolver el conflicto de Oriente Medio o cualquier otro conflicto. “Hoy, tras años de agresiones y retaliaciones, no estamos más cerca de un acuerdo que reconozca las necesidades de israelíes y palestinos”, escribió el columnista.

‘No fue venganza’ Para el critico del Post, al igual que Peter Travers, de Rolling Stone, el director plantea preguntas legítimas en momentos en que miles de soldados de E.U. en Irak y otros lugares del mundo matan en nombre de la guerra contra el terrorismo. “¿Qué pasará con esos soldados que regresarán con 150 muertos en su conciencia a la edad de 21 años”, afirma Hunter, del Post.

Lo que hace Munich, opina Travers, “es recordarnos cómo un mal hecho (el asesinato de los deportistas israelíes) no se puede deshacer y que la venganza es una futilidad que se retroalimenta”.

Pero para los conservadores en E.U. e Israel, Spielberg envía el mensaje equivocado, pues trata de dar equivalencia moral a dos acciones (asesinato y retaliación) que parten de realidades muy diferentes. “Cualquiera que trate de inferir que existe un balance entre nuestra lucha y los que nos quieren destruir –dice Michael Bar-Zohar, autor de un libro sobre estos hechos– no tienen idea de lo que hablan”.

Para Ehud Danoch, cónsul de Israel en E.U., “el problema central de la película es que trata dar sentido definitivo a un doloroso y largo conflicto a través de mensajes superficiales y en un espacio de las dos horas y media”.

Por el momento, el único triunfador es Spielberg. Desde que la estrenó en E.U. el pasado 23 de diciembre, se ha convertido en una de las más taquilleras (6 millones dólares en la primera semana). Aparte, por supuesto, de las nominaciones a los Premios Globo, una de ellas en la categoría de Mejor Director.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.