EL GOBIERNO ESTÁ MUY PREOCUPADO CON EL AUMENTO DEL COSTO DE VIDA CON TODO CONTRA LA INFLACIÓN

EL GOBIERNO ESTÁ MUY PREOCUPADO CON EL AUMENTO DEL COSTO DE VIDA CON TODO CONTRA LA INFLACIÓN

Preocupado por el progresivo aumento en los precios, que ha llevado la inflación al récord del 24.14 por ciento en solo nueve meses, el Gobierno lanzó ayer una de sus últimas estrategias: liberar importaciones y reducir aranceles para los productos industriales, que en 1990 han jalonado la inflación. Es un complemento a las medidas ya adoptadas ya, control del gasto público, reducción del dinero en circulación e intervención de los precios de los medicamentos populares .

05 de octubre 1990 , 12:00 a. m.

La estrategia adicional para reducir el crecimiento de la inflación --dada a conocer ayer-- tiene tres elementos básicos: liberación de importaciones de los productos industriales cuyos reajustes en lo transcurrido de 1990 hayan superado el 24 por ciento, rebaja de aranceles a bienes manufacturados con alzas del 30 por ciento y permitir la importación de alimentos, siempre y cuando no haya suficiente producción interna.

La competencia será en este sentido el mejor instrumento para detener la ola alcista registrada en el presente año. El propósito del Gobierno es controlar la inflación que nos pega a todos por igual. Ese es un compromiso que hemos asumido y queremos que todos los colombianos nos contribuyan , dijo el ministro de Hacienda, Rudolf Hommes.

El incremento en los precios es sorprendente en los últimos nueve meses. Las cuchillas de afeitar, por ejemplo, se han reajustado en 87.27 por ciento, los cigarrillos en 56.37 por ciento y algunos medicamentos en más del 100 por ciento.

Los alimentos no se quedan atrás y se han convertido en una canasta inflacionaria incontrolable. La cebolla cabezona ha aumentado en 156.98 por ciento, la zanahoria en 102 por ciento y la papa en 67.96 por ciento.

Pero estos últimos productos no hacen parte del programa de liberación de bienes de la canasta familiar. Se acordará más adelante un plan de acción con los empresarios para internacionalizar el sector agropecuario, llevarlo a la competencia, pero sin desprotegerlo.

Hommes no planteó ninguna otra alternativa para impedir que los bienes agrícolas dejen de presionar el crecimiento del costo de vida.

Sinembargo, consideró que el incremento de dos puntos en el Impuesto al Valor Agregado (IVA) no afecta sensiblemente los alimentos. Solo el 10 por ciento de los productos de consumo popular están cobijados por este gravamen. No a la congelación El ministro descartó la posibilidad de congelar precios, como en ocasiones anteriores lo han hecho otros gobiernos para contrarrestar crecientes avances inflacionarios.

Es contradictorio-- dijo-- pero los productos que más han subido son los que están sometidos a control. Es mejor el libre mercado, la competencia .

Esta actitud es abiertamente contraria a la asumida hace un mes por el Ministro de Desarrollo, Ernesto Samper Pizano, quien sometió a control estatal el valor al público de 187 medicamentos, como medida orientada a contrarrestar presiones alcistas de los fármacos que conforman la canasta familiar.

Hommes indicó que no cree en las políticas intervencionistas del Estado. Por ello, hemos optado por liberar importaciones y rebajar aranceles .

En este plan anticarestía habrá frentes muy golpeados. La burocracia, porque las plantas de personal en el sector público se mantendrán congeladas;el ingreso de los trabajadores del Estado, debido a moderados reajustes salariales que se esperan y la inversión.

En este último rubro, aceptó el Ministro, se pondrá en peligro la ejecución de varios proyectos, porque la inversión pública se va a recortar. Se abstuvo de mencionar las áreas más afectadas por la medida, pero anticipadamente se sabe que en la mira se encuentran los programas de entidades como Telecom. 1991: Cinturón ajustado La liberación de importaciones y reducción de aranceles para bienes industriales incluídos en la canasta familiar debe tener efectos inmediatos.

La lista de los productos cuyas alzas han superado el 24 por ciento en el año, que además no fue suministrada por el Ministro, pues según su opinión, es función del director del Dane Así, en los tres meses que restan de 1990 la tendencia creciente del costo de vida cederá y habremos pasado el susto que nos ha provocado la inflación, porque tendrá niveles razonables al fin del año .

Por qué el fenómeno negativo del comportamiento del índice de precios al consumidor, que tiene asomos hiperinflacionarios?. Herencia del anterior Gobierno, según Hommes, porque quedó un déficit fiscal creciente.

Y por ello hubo que adoptar medidas antipopulares: reajuste del diez por ciento en los precios de los combustibles y alzas hasta del 87 por ciento en las tarifas del sector eléctrico en las clases sociales de altos ingresos.

Estas determinaciones, aún no han reflejado sus efectos, que se sentirán a partir del presente mes. Y así lo reconoció Hommes.

Aunque no quiso comprometerse con metas, la intención del equipo económico es que la inflación en el presente año esté por debajo del 28 por ciento, cifra casi imposible de lograrse, de acuerdo con analistas, teniendo en cuenta que el acumulado enero-agosto asciende al 24.14 por ciento.

Heredadas las circunstancias o fracasadas las últimas estrategias diseñadas en materia de precios para 1990, lo cierto es que las cosas en 1991 serán diferentes.

Para el año entrante existe un propósito definido: inflación del 20 por ciento. Cómo se logrará? El Gobierno espera que con la liberación de importaciones, se estableza una sana competencia a la producción interna y que por lo tanto los precios tiendan por lo menos a estabilizarse.

Además, se pretende continuar con el plan de reducción del gasto público, que este año será de 195.000 millones de pesos y que en la vigencia entrante alcanzará los 250.000 millones.

Se reducirán, a la vez, los pagos del servicio de la deuda externa en 53.000 millones de pesos, seguirá el control a la vinculación de nuevo personal al sector público, se dinamizará la inversión y no habrá nuevos impuestos, con excepción del aumento y ampliación de la base gravable del IVA.

Hommes dijo que las medidas que se han adoptado no son de choque como las diseñadas en otros países para reducir la inflación.

No lo son porque el programa es razonable, pues no se pretende bajar el costo de vida al 10 por ciento en un año, los medios de pago al 10 por ciento ni dejar desempleado el 10 por ciento de la nómina oficial, explicó.

Hommes también explicó que el aumento del IVA del 10 al 12 por ciento y la ampliación de su base gravable a sectores como el gastronómico, televisión por cable y vuelos charter no es regresivo.

Lo pagarán los grandes restaurantes, gente de altos ingresos que contratan un servicio televisivo especial. En cambio, el país sí se va a beneficiar con la reducción de aranceles y la sobretasa a las importaciones, porque se va a modernizar y su producción será menos costosa.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.