Rechazan apertura de prostíbulo en San José

Rechazan apertura de prostíbulo en San José

La apertura de una casa de lenocinio en San José de Pare es el tema de moda por estos días en este municipio boyacense. De paso, su posible inauguración tiene enfrentados a la comunidad y a su gestor, Alfonso Velasco, un ex candidato a la alcaldía que perdió la campaña del 2003 con el actual mandatario local, Víctor José del Río.

26 de diciembre 2005 , 12:00 a. m.

Velasco insiste en abrirlo con un nombre que de paso describe la forma como actúan la mayoría de habitantes cuando escuchan detalles del proyecto: taberna-video ‘Los Desesperados’. Y el tema causa tanta indignación que el párroco Néstor Hugo López advirtió que si se abre, “fuego y piedras lloverán sobre esta localidad”.

El local de Velasco fue sellado hace año y medio por orden del alcalde del Río. Pero él ha insistido en reabrirlo, sin éxito, a través de tutelas en las que argumenta que le están violando su derecho fundamental al libre ejercicio del trabajo y al desarrollo de su personalidad. Ninguna ha sido fallada a su favor, pero él dice que no se rendirá y apeló ante la Corte Constitucional.

“No es nada denigrante ni inmoral, negocios de esta naturaleza hay en todo el país; es un oficio remunerado como cualquier otro”, enfatiza Velasco, quien dice tener todos los papeles en regla, incluso los recibos cancelados de industria y comercio y predial, pagos que la Tesorería del municipio nunca rechazó. Además, dice que el área donde será construido es contiguo al corredor vial.

Voceros de la Secretaría de Planeación advierten por su parte que el predio donde funcionaría la taberna (San Jerónimo) es de reserva forestal y el propietario nunca ha presentado los permisos del Instituto de Salud de Boyacá y de Corpoboyacá, la autoridad ambiental. También argumentan que a pocos metros funciona un colegio y en una zona contigua se construirá un polideportivo.

El alcalde del Río niega que que exista una persecución política contra Velasco para evitar que abra el negocio, como él lo ha argumentado. “No sólo le hacen falta algunos permisos; la comunidad ha manifestado su rechazo, su negativa a que esto suceda. Yo represento a la comunidad y si la gente no quiere un prostíbulo pues no lo habrá”, dijo.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.