‘El Mellizo’ se desmovilizó con 480 ‘paras’ de Arauca

‘El Mellizo’ se desmovilizó con 480 ‘paras’ de Arauca

Los 53.000 habitantes de Tame, en el piedemonte llanero, vieron llegar ayer una de las cosas que más han esperado en los últimos cuatro años: el desmonte de los ‘paras’ que cruzaron la Cordillera Oriental desde Casanare y dispararon la violencia en el municipio más antiguo del departamento de Arauca.

24 de diciembre 2005 , 12:00 a. m.

Sorpresivamente –porque se había dicho que la desmovilización de los paramilitares de Guática (Risaralda), la semana pasada, iba a ser la última de este año– el Gobierno y las Autodefensas Unidas de Colombia (Auc) oficializaron la entrega del bloque ‘Vencedores de Arauca’.

Con 480 de esos paramilitares se desmovilizó Miguel Ángel Mejía Múnera, un hombre nacido al mundo del crimen en las redes del narcotráfico y que desde el comienzo de la negociación se presenta en la mesa de Ralito con el alias de ‘Pablo Arauca’.

Él es uno de los llamados ‘narcos purasangre’ colados en el proceso de paz y que compraron por varios millones de dólares ‘franquicias’ para presentarse como cabecillas irregulares.

La ceremonia se realizó ayer en la vereda Puerto Gaitán, en Tame, apenas unas horas después de que el comisionado Luis Carlos Restrepo regresó de Cuba, donde dialogó con voceros del Eln.

Lo que espera la gente en Tame –hoy por hoy el municipio más azotado por la violencia en Arauca, con 234 homicidios entre el 2003 y el 2004– es que regrese la tranquilidad perdida en la guerra entre las extremas de derecha e izquierda por el control de los cultivos y laboratorios de coca del piedemonte.

En la zona siguen actuando las Farc y, menguadas, algunas estructuras del Eln. Según el alcalde, Alfredo Guzmán, los enfrentamientos entre los dos grupos se han intensificado por la disputa del territorio que abandonan los paramilitares, lo que ha originado desplazamientos masivos.

Pero hay confianza en que la desmovilización se traduzca en libertad para poder andar por el pueblo y la zona rural. La guerrilla en el campo y los ‘paras’ en el casco urbano desaparecieron a decenas de personas a las que acusaban de ser informantes de bando y bando.

PERFIL ¿Quién es Miguel Ángel Mejía? Antes de la instalación de la mesa de diálogos entre el Gobierno y las Autodefensas en Santa Fe Ralito (Córdoba), el primero de julio del 2004, Miguel Ángel Melchor Mejía Múnera era conocido por las autoridades como uno de los miembros del clan de ‘Los Mellizos’, grupo de ‘narcos’ con influencia en la Costa Caribe, Valle, Medellín, Cali y Bogotá.

De hecho, el 28 de diciembre del 2004 un juez de Bogotá lo condenó, junto con su hermano Víctor Manuel, a 9 años de cárcel por enriquecimiento ilícito y a pagar una multa de 17 mil 900 millones de pesos, una de las más altas por este tipo de delitos. El fallo tiene que ver con el hallazgo de 35 millones de dólares en efectivo, el 24 de agosto del 2001 en Bogotá, en dos apartamentos de su propiedad.

Ambos hermanos están incluidos en la lista de los ‘narcos’ más buscados por el FBI y están solicitados en extradición por cortes federales de Estados Unidos.

Sorpresivamente, Miguel Ángel Melchor, conocido como el ‘Loco’, apareció sentado en la mesa de Ralito con el apodo de ‘Pablo Arauca’ o ‘Pablo Mejía’, jefe del bloque ‘Vencedores de Arauca’, como lo reveló en su momento este diario. Al Gobierno le llovieron críticas, pues además de Mejía había otro ‘gallo tapado’: Francisco Zuluaga Lindo, ‘Gordolindo’, señalado también como narcotraficante.

Según organismos de inteligencia colombianos, Miguel Ángel se inició en el mundo del hampa vendiendo marihuana en Nueva York y luego colaborando con grandes ‘narcos’ del Caribe y el Valle.

Para esos organismos, no es extraño que haya terminado como jefe de su ejército privado, pues siempre contó con un brazo armado que coordina los ‘ajustes’ de cuentas.

Miguel Ángel también ha operado en zonas de influencia ‘para’ en el occidente de Colombia, donde se covirtió, siempre junto con su hermano, en proveedor de armas para esos grupos que, a cambio, le garantizaban seguridad.

En agosto pasado, un fiscal de Cúcuta le dictó orden de captura por la masacre de 15 campesinos en las veredas Flor Amarillo y Cravo Charo, en Tame (Arauca), en mayo del año pasado

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.