Pilas en las carreteras que tienen más estrellas negras

Pilas en las carreteras que tienen más estrellas negras

(EDICIÓN BOGOTÁ) La carretera entre Bogotá y Girardot es una de las mejores de Colombia. Sin embargo, en los mapas de los organismos de prevención aparece como la más peligrosa de Cundinamarca y una de las más complicadas en el país, con 232 accidentes que han dejado 12 personas muertas y 304 heridas en lo que va corrido del año.

21 de diciembre 2005 , 12:00 a. m.

El exceso de velocidad, el trago y los problemas mecánicos inciden en esa situación. Pero también, según lo ha detectado el Fondo de Prevención Vial, hay un factor que dispara la siniestralidad: la fatiga de los conductores.

“Después de varias horas de camino, mucha gente prefiere seguir derecho hasta Bogotá, en vez de hacer un alto para descansar. La fatiga dispara la accidentalidad”, dice Francisco José Fernández, director ejecutivo del Fondo.

En el Valle del Cauca y Cauca, otros dos departamentos en los que las carreteras nacionales cumplen altos estándares de seguridad, el número de muertes en las vías también es preocupante.

Tan sólo en el Valle, la Policía de Carreteras reporta 95 víctimas fatales y 9.000 accidentes. Las vías consideradas como de mayor peligrosidad son las dobles calzadas Buga-Tuluá y Mediacanoa-La Paila, ambas en el centro del departamento. También, el tramo Cali-Amaime-Palmira y la carretera a Buenaventura.

Y aunque la mayor parte de los accidentes se debe a la imprudencia y al licor, hay vías, como la que va de Loboguerrero a Buenaventura, en las que las fallas estructurales aumentan el riesgo. Allí, en el kilómetro 15, hay un hundimiento que causa, en promedio, cinco colisiones semanales.

En Cauca, la vía Panamericana, en el kilómetro 43 (a la altura de Santander de Quilichao) es considerada como un punto crítico en accidentalidad, debido al exceso de velocidad y a la ondulada geografía de la zona. En los últimos años, el departamento registra un promedio de un centenar de muertes en accidentes. La misma vía, en el puente Valencia, en límites con Nariño, también es crítica.

.

CURVAS Y SUELO LISO EN LA LÍNEA El paso de La Línea, entre Ibagué y Armenia, es uno de los más temidos del país. “Hay muchas curvas y los camiones tienen que abrirse mucho”, dice Juan Carlos Real, un conductor con 20 años de experiencia a cuestas.

El año pasado, en ese tramo hubo 13 muertos y 170 heridos. Cuando llueve, el suelo se pone muy liso y, por la inclinación del terreno, es usual que los carrotanques que llevan Acpm dejen escapar el líquido y la carretera se vuelva jabonosa.

DESLIZAMIENTOS Y FATIGA Hasta el 30 de noviembre iban 32 accidentes graves en Antioquia. En enero, sobre el puente del río Samaná, en la autopista Medellín-Bogotá, fallecieron 24 personas y 5 quedaron heridas.

Justamente este carreteable es el más peligroso del departamento, con 163 incidentes (37 con muertos, 43 con heridos y 83 solo con daños), según la Policía de Carreteras.

La carretera a la Costa Atlántica (4 muertos y 21 heridos) y la Vía al Mar, a la altura de La Llorona, son vías críticas.

LA MÁS PELIGROSA DEL CENTRO Los puntos críticos del tramo son la ‘Nariz del Diablo’, antes de llegar a Melgar (Tolima); y, en Cundinamarca, la recta de Chinauta; el sector de Yayata, cerca de Fusagasugá, y el Alto de las Rosas, situado muy cerca a Soacha.

En la temporada de vacaciones habrá dos centros de seguridad vial, en Melgar y en Chinauta, sobre el kilómetro 55. La concesión Autopista Bogotá -Girardot, que opera la vía y construye la doble calzada, colaborará en la prevención.

CAMIONES, FACTOR DE RIESGO En el centro del país, la vía entre Bogotá y Tunja (la Carretera Central del Norte) es una de las más peligrosas. La cantidad de camiones que se mueve por la zona incide directamente en la accidentalidad.

En Boyacá, entre enero y noviembre del 2005 hubo 96 accidentes que dejaron 39 muertos y 173 heridos, principalmente en la vía que de Tunja conduce a Duitama. En el 70 por ciento de los accidentes están involucrados vehículos de carga y de transporte de pasajeros.

CONDUCTORES CON CANSANCIO Por las carreteras de la Costa Atlántica se mueve un factor de accidentalidad casi tan grave como el exceso de velocidad: la presencia de conductores cansados.

“De Chiriguaná hasta El Copey (Cesar) y más adelante empiezan a aparecer las volquetas con carbón. Y como esa gente tiene jornadas tan largas muchas veces se quedan dormidos en carretera”, dice el chofer de un camión.

La Asociación Nacional de Camioneros, a través de su vocero en la Costa, Jairo Gómez, denunció que muchos accidentes se deben al mal estado de las vías.

OJO A LAS LLANTAS Además de la revisión técnica de los carros, hay que prestar atención a los detalles. Una llanta lisa o desinflada hace que el vehículo sea más difícil de controlar en una emergencia. Dos de cada diez accidentes se originan en el mal estado de las llantas o de la dirección. Los problemas de frenos, sin embargo, causan seis de cada diez percances.

No usar el cinturón de seguridad dispara el riesgo de salir herido en un accidente. En Colombia, uno de cada cuatro conductores no lo emplea. Además, no hay que llevar objetos sueltos en la cabina.

1.334 motociclistas murieron el año pasado en el país. A pesar de que sólo se permiten dos personas en una moto, familias enteras siguen moviéndose en esos vehículos.

Otras vías de alta accidentalidad son: San Gil-Bucaramanga, Sabanalarga-Barranquilla, Caucasia-Planeta Rica y Turbo-Chigorodó.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.