‘Espía’ reveló supuesto complot

‘Espía’ reveló supuesto complot

(EDICIÓN BOGOTÁ) Varios archivos encontrados en julio pasado por el DAS, en el computador personal de Enrique Hernández Astudillo –agregado para asuntos internacionales del consulado de Venezuela en Bucaramanga–, podrían tener la clave de los encuentros entre militares colombianos y ex golpistas venezolanos que tienen tan molesto al presidente Álvaro Uribe.

20 de diciembre 2005 , 12:00 a. m.

Según declaró el propio Presidente poco después de reunirse con su homólogo venezolano, Hugo Chávez, en Santa Marta, los ex golpistas venezolanos visitaron un edificio de la Fuerza Pública colombiana, supuestamente para armar una conspiración, y añadió: “El gobierno de Colombia no permite que nadie aquí vaya a armar conspiraciones contra un gobierno democrático”.

Pero nadie (ni Uribe ni el vicepresidente venezolano, Vicente Rangel, que ayer habló a este respecto) ha querido dar más datos sobre este episodio que ayer ya le valió su primer regaño público al director del DAS, Andrés Peñate (ver recuadro).

Sin embargo, la polémica cumbre parece estar relacionada con una serie de informes que Hernández Astudillo –coronel adscrito a la Inteligencia Militar venezolana– venía enviándo a Caracas sobre movimientos de miembros de las Fuerzas Armadas colombianas.

Tal como lo reveló EL TIEMPO el 14 de agosto pasado, uno de estos reportes –hoy en poder de la Fiscalía colombiana, que investiga un posible caso de espionaje por parte del diplomático– se titula precisamente ‘Reunión militar en Bogotá’.

La ‘cumbre’ Según este documento (que no tiene fecha), un suboficial de la sección de comunicaciones especiales le dijo a Hernández Astudillo haber asistido a un curso del Estado Mayor de las Fuerzas Militares en Bogotá, donde estuvieron varios oficiales y suboficiales entonces destacados a unidades militares en la frontera con Venezuela.

El reporte dice que “el tema central fue un plan hipotético de conflicto con Venezuela en el que incluso se exhibieron zonas estratégicas y puntos vulnerables de ese país, aportados por funcionarios civiles y militares de la embajada de Estados Unidos y miembros del Comando Sur”.

Este dato coincide con las declaraciones dadas el pasado domingo por el presidente Hugo Chávez, en las que asegura que al encuentro para conspirar en contra de su Gobierno asistió al menos un oficial de Estados Unidos.

Y aunque el informe de Hernández Astudillo no menciona la presencia de ex golpistas en esa reunión, oficiales colombianos que dicen haber ido al encuentro y que pidieron el anonimato, admitieron ayer la presencia de militares venezolanos.

No obstante, aclararon que, tal como lo dijo el director del DAS, eran conferensistas invitados y hablaron de diversos temas, entre ellos, de la presencia de guerrilleros de las Farc y del Eln en territorio venezolano.

¿CIA incluida? Otra coincidencia es que el vicepresidente Rangel habla de varias reuniones para conspirar contra Venezuela (ver recuadro) y en un informe fechado el 11 de julio del 2003, Hernández Astudillo se refiere a otro encuentro en el que sí reporta la presencia de opositores.

La reunión habría sido en Cartagena y a ella habrían asistido ex funcionarios de la Disip de Venezuela, ligados a los grupos opositores, y funcionarios del DAS.

“Hubo un intercambio de información sobre la situación política venezolana”, dice el agregado y añade que uno de los asistentes a la cumbre aseguró que trabajaba para la CIA y para la inteligencia israelí.

Lo cierto es que los siete mensajes enviados por el funcionario del servicio exterior venezolano a Caracas –que en criterio de organismos de inteligencia colombianos ponen en riesgo la seguridad nacional– ya hacen parte de una investigación judicial. En su momento, EL TIEMPO le preguntó a la embajada venezolana sobre el tema, pero se limitaron a decir: “No hay comentarios”.

“Tenemos muy claro que se trataba de una reunión subversiva contra de los intereses de Venezuela”.

EL REGAÑO DEL PRESIDENTE A PEÑATE El director del DAS, Andrés Peñate, recibió ayer, a través de una emisora, un fuerte regaño del presidente Álvaro Uribe, luego de que el funcionario se refirió a la reunión de militares colombianos con ex golpistas venezolanos como un encuentro “académico” y no como un complot contra el gobierno de Hugo Chávez.

Peñate contradijo así lo dicho por Uribe el sábado pasado en Santa Marta, tras su reunión con el mandatario venezolano, cuando admitió la realización de un encuentro, en una unidad de inteligencia de la Fuerza Pública colombiana, entre militares colombianos y ex militares venezolanos.

“¿Acaso vamos a decir que estábamos en una reunión académica, con unos militares golpistas?”, dijo Uribe, quien les solicitó al organismo de inteligencia dejar de teorizar tanto y se dedicara a capturar bandidos.

“La inteligencia militar no se tiene que reunir con militares que han salido del Ejército venezolano y que tienen problemas con ese gobierno. Yo no permito eso”, dijo tajantemente ayer el Primer Mandatario.

El presidente Uribe les recordó a los organismos de seguridad colombianos que la mejor manera de hacer las cosas es decir la verdad y, cuando se presentan errores, tratar de que no se repitan.

PARA RANGEL EL DAS NO RESPONDIÓ.

El vicepresidente venezolano, José Vicente Rangel, rechazó la respuesta del jefe del DAS sobre la supuesta “reunión académica” entre ex militares venezolanos y funcionarios colombianos. Para Rangel, en vez de representar una respuesta a Venezuela “fue más para el presidente Uribe que a nosotros, y si no fuera por la gravedad del tema, parece una frivolidad”.

“El director del DAS habla de una simple reunión académica, es decir, que ahora eufemísticamente la conspiración toma atributo de reuniones académicas. Estamos perfectamente claros, por las informaciones que teníamos, que era una reunión subversiva en contra de los intereses de Venezuela”, subrayó.

A pesar de la insistencia de los periodistas, el alto funcionario venezolano no ofreció más detalles sobre esos encuentros o sobre los indicios que les hace pensar en una conspiración.

Se limitó a confirmar que no fue una sola reunión, sino varias, que se llevaron a cabo este año en territorio colombiano y que el protagonista del breve golpe de Estado contra Chávez, Pedro Carmona (asilado en Colombia), está involucrado en el supuesto plan que se fraguaba.

Rangel añadió que estudian la posibilidad de pedir la extradición de los ex militares venezolanos que participaron en las reuniones, los mismos que hace unas semanas pidieron asilo al gobierno de Uribe y les fue negado.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.