Los alimentos, las bebidas y el sol: la trilogía de cuidado

Los alimentos, las bebidas y el sol: la trilogía de cuidado

Vuelven las fiestas y las vacaciones. Y con ellas, además de los paseos y las comidas opíparas, se presentan situaciones nuevas que exigen recordar algunas precauciones. Consejos muy sencillos, a veces elementales, que solemos olvidar porque la alegría o la diversión nos distraen y nos hacen omitirlos.

19 de diciembre 2005 , 12:00 a. m.

Para que estos días de descanso sean realmente gratificantes, queremos comunicarles algunas de las recomendaciones que suelen formular los médicos y que son indispensables para evitar accidentes que estropeen las vacaciones.

Una de las principales precauciones tiene que ver con la prudencia a la hora de estar al aire libre, sea en la playa, en piscinas o en el campo, es indispensable aplicarse lociones protectoras o bloqueadoras de los rayos ultravioleta y mantenerse bien hidratado.

A corto plazo, protegerse con bloqueadores evita las quemaduras tan dolorosas que, no pocas veces, desatan situaciones de casi emergencia, mientras que, a largo plazo, impide la aparición de cáncer de piel.

Se recuerda que cerca del 90 por ciento de las lesiones malignas en la piel son consecuencia de la exposición prolongada al sol. La influencia de los rayos UV se acumula y, al cabo del tiempo, produce la aparición de cánceres.

Unas notas para recordar: - El bloqueador debe ofrecer un factor de protección de por lo menos 45.

- Se debe aplicar desde la mañana. En caso de sudar mucho o de bañarse en piscina o mar, es aconsejado renovar la aplicación.

- El producto debe bloquear el paso de los rayos UVA y UVB.

- Cara, cuello y nuca, brazos, piernas y todas las partes del cuerpo expuestas al sol deben estar protegidas.

- Junto con la loción o crema, se recomienda llevar camisetas, sombrero de ala ancha (la cachucha no protege la nuca), pantalón (cuando el clima lo permite), y gafas.

- A propósito de las gafas, se recomienda comprarlas en ópticas reconocidas que garanticen que los lentes incluyen un filtro contra rayos UVA y UVB.

- Atención con los niños y las personas mayores: también ellos deben estar protegidos.

- Todo producto casero o popular que produzca bronceado más rápido debe ser eliminado.

- Bloqueadores y gafas también deben utilizarse en lugares ubicados en las montañas o, como Bogotá, a mucha altura sobre el nivel del mar.

Se recuerda que la resolana afecta tanto como la exposición directa al sol.

Además, los rayos UV atraviesan las nubes (la destrucción de la capa de ozono tiene impacto).

La prudencia se impone a la hora de tomar el sol. Los primeros días, se recomienda bañarse en playa o piscina en las primeras horas de la mañana y las últimas de la tarde. Así mismo, es conveniente incrementar paulatinamente el tiempo de exposición. Primero, diez minutos, los días siguientes 15, y así seguido. Es mejor evitar completamente la exposición al sol en las horas del mediodía.

De manera especial se recomienda que niños y adultos mayores estén bien hidratados. El calor los afecta de manera severa y el sudor contribuye a la pérdida de líquidos.

La bebida que más se recomienda es el agua. Sin embargo, cuando no es posible garantizar que se dispone de agua potable, se puede recurrir a bebidas embotelladas como el agua, la gaseosas y los jugos.

Cuando no se está seguro de que el agua es potable, se debe hervir por lo menos durante 10 minutos. Una vez enfriada el agua, es aconsejado batirla para hacerla más liviana. Guardarla en la nevera es lo más apropiado.

Atención con los helados que venden en la calle, los hielos que ponen en las bebidas en los restaurantes o tiendas. Nadie garantiza que son hechos con agua potable.

Las frutas ayudan a hidratar el cuerpo pero no son suficientes por sí solas.

En cuanto al tema de alimentos la principal recomendación es: ‘Nada crudo’, y nada de origen desconocido. Estas deben ser dos normas inquebrantables para quienes viajan o permanecen unos días fuera de casa.

Las frutas y las verduras deben ser bien lavadas antes de ser consumidas.

Por supuesto, sería ideal saber en qué lugar fueron cultivadas, especialmente si se trata de verduras como la lechuga. En caso de dudas, es mejor abstenerse y consumir verduras cocinadas.

Mucha atención debe tenerse con el pollo, la carne molida, el pescado y los mariscos.

El pollo mal cocinado produce la salmonella, con severas infecciones intestinales que llegan a convertirse en intoxicaciones. Igual debe decirse de la carne molida: asegurarse de que esté muy bien cocinada antes de comerla es prudente.

En cuanto a pescados y mariscos, bien se sabe que se convierten en alimentos altamente tóxicos cuando no son frescos.

Se recuerda que un alimento descongelado debe ser consumido a la mayor brevedad posible y nunca volver a ser congelado.

Igualmente deben cuidarse los productos lácteos. Es de más recomendar que la leche debe ser pasteurizada y conservada en nevera. .

-Recomendaciones a la hora del brindis.

Por supuesto, las bebidas alcohólicas deben tener su sello de garantía.

Se recuerda que no es prudente consumir alcohol cuando se está haciendo ejercicio, en el momento en que se va a bañar en piscina o mar o cuando se está conduciendo automóvil.

Si se ha bebido la noche anterior y el guayabo azota, no es prudente salir a practicar deportes. La mejor forma de vender la resaca es hidratándose y descansando. Muchos consideran que un trago al despertar mata el guayabo… Quizá tengan razón pero, lo más conveniente es tratar de tomar mucho líquido y comer bien. Liviano pero nutritivo.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.