Repetir no debe ser una tragedia

Repetir no debe ser una tragedia

El último boletín de los hermanos López encendió el escándalo familiar. Marisol, de 13 años, y Martín, de 16, son candidatos a repetir de año. “Marisol perdió diez materias y Martín se quedó en siete”, cuenta Juan Manuel López, abogado y papá de los chicos.

18 de diciembre 2005 , 12:00 a. m.

Hasta el momento ambos asisten a un colegio privado en Caballito (Argentina), pero la institución no permite la matrícula de repitentes. “Y aunque los chicos puedan rendir la cantidad de materias necesarias para aprobar el año, con mi mujer estamos realmente muy preocupados y no sabemos qué hacer”, confiesa el papá.

El caso de los López no es el único, pero si se tienen en cuenta los datos que surgen de las últimas estadísticas del Ministerio de Educación de Argentina, la situación es alarmante. Más de un millón de alumnos fracasa en la escuela, lo que significa que anualmente casi 500 mil jóvenes abandonan los estudios y otros tantos repiten.

La cifra representa más del 12 por ciento del total de alumnos que asiste a clase en Argentina –alrededor de nueve millones–; es decir, que uno de cada ocho fracasa (en Colombia es el 5 por ciento de los alumnos). El índice de mayor deserción se concentra en el primer grado y en los últimos tres años de secundaria.

En Colombia, la ministra de Educación, Cecilia María Vélez, explica que en muchos casos el problema de repitencia no es del niño sino del colegio.

“Un joven puede repetir por múltiples razones: conflictos familiares, de aprendizaje, falta de integración con el grupo o vínculo con su maestra, deficiencias en la visión o la audición y problemas socioeconómicos”, dice la psicopedagoga Marta Tessari.

“Pero esto no debe ser tomado como una tragedia. Es necesario aceptar el hecho y tomarlo como una experiencia de aprendizaje, no sólo para el chico, sino para toda la familia”, agrega la Tessari.

Según la especialista, repetir el año está asociado al fracaso, “pero en muchas ocasiones no es determinante para la trayectoria escolar –asegura–.

Volver sobre lo que ya se hizo y no se logró puede servir para incorporar nuevas responsabilidades y obligaciones”.

El papel de la familia Para Juan Manuel Bulacio, director del Instituto de Ciencias Cognitivas Aplicadas, este método no funciona con los adolescentes porque incrementa su frustración, los vuelve más desafiantes y, en lugar de ayudarlos a encontrar la motivación que les falta, suele desatar conductas de rebeldía.

Al enterarse de la repetición los padres suelen perder la calma. Repetir tiene un costo emocional muy alto, pero la clave para superarlo está en el apoyo que el chico encuentre en sus vínculos más cercanos, principalmente en la familia.

“Existe un proceso de duelo y adaptación simultánea, que sin ayuda de la familia es muy difícil de lograr. El estudiante pierde su grupo de compañeros y debe integrarse a uno nuevo; por eso es importante alentarlo, acompañarlo en el estudio y poner el foco en el futuro”, opina la licenciada Alicia Díaz Farina, directora de Psicólogos y Psiquiatras de Buenos Aires.

Tessari agrega que los padres deben trabajar junto con la escuela. “ El mal rendimiento no sólo es culpa de los chicos, ya que la gran cantidad de alumnos por curso, el cambio constante de los maestros, la menor cantidad de días de clases y la crisis socioeconómica del país son determinantes para el aprendizaje”, señala.

Los expertos coinciden en que este tipo de experiencias también pueden colaborar con la maduración de los adolescentes porque las situaciones de riesgo controladas son muy productivas en esta etapa.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.