APRETÓN DE MANOS

06 de noviembre 1991 , 12:00 a. m.

En las conferencias de paz, o mejor diríamos en las de poner fin a una controversia sangrienta, es difícil conseguir que los participantes se saluden y aún más se den la mano. En Madrid hubo un verdadero forcejeo para conseguir que los delegados israelí y sirio cumplieran con este acto protocolario. Se pregunta entonces el desprevenido observador: De dónde proviene esa costumbre? Por qué estrecharse las manos es el comienzo de un acercamiento? Sería interesante saber cuánto hace que se practica tal rito. Los árabes por ejemplo prefieren dos afectivos besos en la mejilla. Los rusos en la boca. Los occidentales extienden la mano para que se responda de igual manera. El israelí y el sirio apenas rozaron sus dedos y queda la duda de que si hubiera habido un caluroso apretón, se habría podido avanzar más en las conversaciones de paz. Todo es posible.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.