Jorge ‘Tuto’ Quiroga, la opción de la otra Bolivia

Jorge ‘Tuto’ Quiroga, la opción de la otra Bolivia

(EDICIÓN BOGOTÁ) Jorge ‘Tuto’ Quiroga se jactó al cerrar la campaña que rechazó “más de 30 pedidos de entrevista de la prensa extranjera”.

18 de diciembre 2005 , 12:00 a. m.

No por eso es menos populista que Evo Morales, aún cuando siempre fue visto como un tecnócrata, cuyo papel en estos meses fue el de reconstruir a la derecha ante el descalabro de los partidos tradicionales.

Después de todo, su meteórica carrera política la realizó al lado del ex dictador Hugo Bánzer, ni bien regresó de trabajar siete años para IBM en Texas, como ingeniero industrial con un master en Organización de Empresas.

Tenía 38 años cuando la versión democrática de Bánzer lo designó como su compañero de fórmula en 1999.

En el 2001, cuando Bánzer perdía su batalla contra el cáncer, Quiroga asumió el poder.

Nacido en Cochabamba, es el segundo de cinco hijos de una familia clase media. Estudio en el Colegio La Salle, y dicen quienes lo conocen que a eso obedece su carácter entre hosco y serio. Un hombre al que poco se le ve sonreír y que se vio obligado a hacer promesas de corte populista: “Vamos bolivianos a bloquear al bloqueador” (en referencia a Evo).

Aficionado al alpinismo y el fútbol, formó el frente Poder Democrático Social (Podemos) ante la “muerte” de los partidos, para agrupar a la centroderecha y a las organizaciones sociales de oriente. Según dice, busca “salvar a Bolivia de un regreso al pasado, asegurar la gobernabilidad y las inversiones extranjeras”.

Antes de abandonar el poder en el 2002, fue el autor del polémico contrato para exportar gas a California vía Chile, que terminó siendo la bomba que acabó con el gobierno de Gonzalos Sánchez de Lozada (2003).

Uno de sus ex ministros lo culpa de haber callado durante estos años de crisis: “Creo que lo hizo por miedo o por un cálculo que resultó fallido”.

Quiroga, con discurso y acción, muestra una fuerte inquina contra la figura de Morales, hasta convertirse en la expresión de quienes se resisten a que un nativo llegue al poder... de un país con un 64 por ciento de población indígena.

Hasta ahora, y a pesar de los sondeos, mal no le ha ido. Ha logrado mantener la polarización política de un país polarizado por donde se lo mire. Esta noche se comenzará a saber si logró evitar un histórico cambio en Bolivia.

J. V.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.