Truman Capote, a sangre fría

Truman Capote, a sangre fría

Al principio, Truman Capote no olió la historia. También a los mejores sabuesos les pasa.

17 de diciembre 2005 , 12:00 a. m.

El 15 de noviembre de 1959, el periodista, que gozaba ya de popularidad por un libraco que se volvió célebre luego en cine (Desayuno en Tiffany’s) y que aparecía en programas de televisión con voz afectada, maneras excesivamente suaves de comportarse y una estatura baja que no disimulaba su tremendo ego, le pegó un telefonazo al editor de The New Yorker. Palabras más, palabras menos, le dijo que en el estado de Kansas habían matado a cuatro miembros de una familia y que él quería hacer una historia sobre cómo la comunidad tenía que sobrellevar esa terrible tragedia.

Hasta ahí, todo normal. Lo que no sospechaba don Capote es que al llegar se encontraría con que los dos asesinos habían sido arrestados y que él comenzaría, a partir de ese momento, una relación con ellos que lo llevaría a casi comprender sus almas envenenadas. Capote termina enamorándose de Perry Smith, uno de los condenados a muerte, y solo entonces se da cuenta de cuánto se parece él a este hombre de sangre fría.

Porque ambos fueron maltratados y tuvieron una relación distante con sus madres. “Es como si Perry y yo hubiéramos crecido en la misma casa, y un día él hubiera salido por la puerta de atrás, y yo por la de adelante”, explica Capote, en la cinta que lleva su nombre. Para el escritor, la relación que llevó con los asesinos fue tan intensa que ellos confiaron en él, pero Capote al tiempo necesitaba que murieran para poder ponerle un punto final a su libro.

Esos seis años, desde la llamada al editor hasta la devastación profunda que le deja la muerte de los asesinos (y paralelamente la fama y la riqueza que le llega cuando publica A sangre fría), son el retrato que hace la cinta Capote, dirigida por Bennet Miller y actuada por Philip Seymour Hoffman, quien ya se llevó premios de los críticos de Nueva York y de Los Ángeles, y del National Board of Review en la categoría de mejor actor. También fue nominado a los Globo de Oro.

La esperada cinta sobre el héroe, el escritor admirado, muestra cómo, en su mayor fama, en medio de todos los aplausos, Capote, el grande, sufre, también él a sangre fría, la desintegración moral

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.