Sí a los carros particulares

Sí a los carros particulares

(EDICIÓN BOGOTÁ) Señor Director: El pico y placa, el día sin carro y aquellas políticas tendientes al desestímulo del vehículo particular no son la solución para disminuir la contaminación ni la congestión vial en Bogotá.

17 de diciembre 2005 , 12:00 a. m.

Los que atacan el carro particular, apoyados en que solo una minoría de la población en Bogotá lo tiene, no han analizado que este porcentaje es mucho mayor si se contabilizan los grupos familiares de esos propietarios y los que, de una u otra forma, se benefician del uso del mismo.

El desestímulo del automóvil particular produce, además, un severo impacto en la economía. La cadena automotriz es responsable de casi 20 por ciento del PIB distrital, y de ella deriva su sustento más de un millón de bogotanos. Sumemos a obreros, vendedores de repuestos, mecánicos, latoneros, parqueaderos, lavaderos, tecnicentros, etc.

El problema de congestión vehicular no se debe al número de carros, sino al atraso de la malla vial. La solución, entonces, no está en restringir la movilidad vehicular, sino en agilizar las obras de infraestructura, más si se tiene en cuenta que aprobamos el impuesto de valorización para mejorar el desarrollo de la capital. Vías expresas como la carrera 30 son un claro ejemplo de movilidad; o la avenida Eldorado, la cual era un caos antes de los puentes sobre las carreras 30, 68 y Boyacá.

Tampoco puede admitirse la tesis maniqueísta de que hay que optar entre carro particular y transporte público. Lo sensato es que ambas modalidades coexistan y sean utilizadas libremente.

En materia de contaminación, debemos renovar el parque automotor, fortalecer el proceso de certificación de gases y su control, actualizar los procedimientos de las pruebas realizadas a los vehículos que usan diesel, aplicando la norma Icontec NTC 4983, estimular el uso de combustibles más limpios, como el biodiesel y el gas natural vehicular. Así han actuado con éxito muchas grandes ciudades.

Atacar la contaminación por la vía de suprimir vehículos es lo mismo que pretender remediarla acudiendo al cierre de las plantas industriales.

Dionisio Araújo Vélez Director ejecutivo de Fenalco Bogotá

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.