La amenaza china

Los que en esos años pasamos por las aulas universitarias tuvimos como lectura obligada el best-seller de la época titulado El Desafío Americano, algo así como El Código da Vinci de la época. El mensaje central de esta obra, escrita por el politólogo francés Jean Jacques Servan Schreiber era que el capital norteamericano, a través de la masiva inversión directa, iría a apoderarse de la estructura productiva de toda Europa al punto tal que la economía norteamericana transfronteriza se convertiría en la tercera potencia económica mundial, después de Estados Unidos y de la Unión Soviética. Para llegar a ese lugar de preeminencia dicha economía transfronteriza llevaría a la bancarrota de Europa occidental a menos de que se diseñasen y erigiesen poderosas murallas para impedir la entrada del invasor.

16 de diciembre 2005 , 12:00 a. m.

Este vaticinio catastrófico se basaba en el análisis de las grandes diferencias entre las tasas de crecimiento de la economía norteamericana y la de los países euro occidentales, a pesar de que ya se vislumbraban los síntomas inequívocos de los milagros alemán y francés. Hoy en día también se dice que la amenaza china está en que la economía de ese país crece al 10 por ciento anual o más, en tanto que la nuestra con dificultad supera el 4 por ciento y con serias dudas de que este crecimiento sea sostenible. Se olvida sin embargo que la China tiene un PIB del orden de los 1,7 billones de dólares, o sea unas quince veces el PIB de Colombia con el agravante sin embargo, de que el dragón oriental tiene un ejército laboral treinta veces superior al nuestro, lo que a las claras denota una muy baja productividad por parte de ellos. En materia de esfuerzo exportador tampoco es que estén muy bien, pues la relación entre volumen de exportaciones y población es igualmente desfavorable para ellos, sin que por otra parte este indicador sea para nosotros ninguna maravilla.

Al fin y al cabo las altas tasas de crecimiento actuales de la economía china no son más que una reacción a un rezago secular y ancestral. El temor de que con ese impulso actual nos arrollen, nos desalojen y nos desplacen es más o menos el mismo que hace cuarenta años monsieur Schreiber planteaba en relación con la economía europea frente a la norteamericana.

La historia demuestra que si algo ocurrió fue precisamente un gran resurgir económico en Europa, gracias especialmente a la decisión histórica de adelantar un vigoroso plan de integración que sucesivamente se ha venido ampliando a otros países del continente. Que hoy el euro se cotice por encima del dólar no es casual ni obedece exclusivamente a fenómenos especulativos.

El que sí acertó dramáticamente en una profecía muy pesimista fue ni más ni menos que el presidente del Banco Mundial Robert McNamara, antiguo secretario de Estado del malogrado presidente Kennedy. En la página 187 del mencionado libro del desafío americano, el autor transcribe textualmente una intervención de mister McNamara en febrero de 1967 y en su condición de cabeza visible del poderoso BM: "No seamos hipócritas.

Si las naciones ricas del mundo no hacen un esfuerzo y coordinado para llenar el foso que separa las dos mitades del planeta, ninguno de nosotros podrá garantizar la seguridad de su país contra unas catástrofes que serán inevitables, contra unas olas de violencia que arrasarán nuestras defensas.

El caos económico previsible ante tales diferencias, es más amenazador que las armas atómicas chinas. La cosa es así de sencilla y de grave".

Un lector desprevenido pensaría que Al Qaeda y sus secuaces también leyeron el libro de J.J. Schreiber y en él se inspiraron para planear sus atrocidades en contra del mundo occidental.

Gonzalo Palau Rivas Profesor de Economía. U. del Rosario

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.